Author page: Ricardo Cartas

Un nuevo camino, una lectura del Autismo

Vengo llegando del cine. Fui a ver Un nuevo camino, película de Ben Lewin y protagonizada por Dakota Fanning. No soy muy del cine comercial, pero leí algunas críticas que me llamaron la atención.

Sí, cuando escucho algo sobre Star Trek me emociona y sobre todo cuando se muestras relecturas de ese fenómeno cultural. Click To Tweet

Wendy es una joven con autismo que vive en una clínica que le enseña a sobrellevar su condición. La protagonista es mega fan de Star Trek y mientras ve la serie se entera que se está convocando a un concurso de guión para la serie. Wendy decide entrarle y se pone a escribir efusiva el guión. Después de una crisis, se da cuenta que ya no tiene el tiempo necesario para que su texto llegue a Los Angeles. Así que decide ir a dejar junto con su perrito (que porta uniforme de Star Trek que la misma Wendy le teje). En el camino es donde se va dibujando la metáfora de la película.

Sí, mi epitafio será: se equivocó en todo: Guillermo Fadanelli

 

Guillermo Fadanelli y yo (Dale click a la imagen si quieres escuchar completo el podcast)

No saben las ganas que tenía de trabajar este post. Hace ya un mes más o menos Guillermo Fadanelli estuvo en la librería de CCU dando una charla sobre filosofía. Tuve la oportunidad de entrevistarlo y leer su más reciente libro Meditaciones desde el subsuelo.

¿Qué vas a leer en este post?

  1. La entrevista con Fadanelli
  2. Fragmento del libro Meditaciones desde el subsuelo.
Yo en la vida no he dado un curso; espero que sea un fracaso rotundo y en lugar de que aprendan algo espero que olviden algunas cosas. Click To Tweet

Cartas: En tu más reciente libro te haces una serie de preguntas muy interesantes como esta: ¿Tiene sentido continuar escribiendo, reflexionando e imaginando mundos alternativos de convivencia y justicia a estas alturas del siglo XXI, donde todo parece haber sido ya decidido?

Fadanelli: Justamente esa es la pregunta que intenta construir o edificar en el libro.  Que tiene sentido en esta época de tan pocos lectores, telemática, en donde el ver es fundamental sobre leer.  ¿Tiene sentido escribir? ¿Qué clase de conocimiento produce la literatura?  Intento sin ser ni pedante ni incisivo sino a través del rodeo y del paseo literario y de las citas de las lecturas que ha tenido darme una respuesta a mí mismo. Y al darme una respuesta a mí mismo de alguna manera extenderla hacia el lector.  Estoy construyendo una pregunta; una buena pregunta no tiene porqué tener respuesta. Siempre hacemos preguntas  inacabadas, imperfectas y en realidad como lo plantea muy bien Heidegger en Ser y tiempo, construir una pregunta nos puede llevar toda la vida. Y me pregunta y que es todo el libro; esa pregunta que está engarzada en todo el libro es ¿tiene sentido sscribir en esta época en la que la profundidad se ha mudado a la superficie? Donde todo parece inmediato y frívolo. Dónde estamos de alguna manera automatizados o enredados, atrapados en redes como atunes y donde los seres singulares se han escindido y somos mera repetición del otro. Es decir, son preguntas y también críticas que se van dando en este libro.

Me gusta cocinar y soy un goloso: Ricardo Moreno Botello

Ricardo Moreno Botello con la Antropóloga Catalina Pérez Osorio, en la cocina de Ediciones EyC (Fonda de Santa Cruz). (Dale click a esta foto para escuchar el podcast completo)

Hace unos días tuve la oportunidad de entrevistar a Ricardo Moreno Botello, director de la editorial Ediciones de Educación y Cultura, una de las pocas editoriales poblanas que se mueven en el panorama nacional editorial. Ya había visto en las redes y por chismes de varios amigos que Ricardo estaba preparando una bomba editorial: La cocina en Puebla, tradición y modernidad de un patrimonio, elogio de La cocinera poblana. Charlamos largo y tendido en el #DeEsoSeTrata y experimenté algo inédito. Sí, he sentido miedo, nervios, malestares, felicidad en distintas entrevistas; ahora simplemente me dio mucha hambre desde el primer minuto.

Cartas: Ricardo, platícame sobre el origen de este proyecto.

Botello:  Esto fue hace algunos años, no recuerdo, bueno… el título sí lo recuerdo, de lo que no me acuerdo es del año… En alguna ocasión andaba con mi esposa en la Plazuela de Los Sapos y ella me regaló un recetario en alguno de esos puestos que están por ahí, llenos de distintas cosas interesantes sobre todo para los historiadores: billetes, libros, facturas, fotografías antiguas, diarios y todo tipo de baratijas. En esa ocasión me regaló este libro que se llama La cocinera poblana o el libro de las familias.

A mí me gustan mucho los recetarios porque me gusta cocinar me gusta la cocina y soy un goloso. Click To Tweet

Todo esto lo cuento en la en la introducción. Así que me puse a revisar el libro, el cual había sido evitado en 1917 por Herrero Hermanos.  Lo revise, estuve viendo las recetas.  Me di cuenta más o menos cuál era el contenido de la obra y me di cuenta de que era bastante grande pues tiene dos mil quinientas recetas.

¡Ay las mamás!

Vamos a dejar la cursilería sobre el 10 de mayo y qué les parece si hablamos del lado oscuro de las mamás. La mía, que ya está en el cielo desde hace unos meses era un caso. Era bastante ruda y ahí les van algunas anécdotas que ahora me hicieron pasar un 10 de mayo distinto. Debo de reconocer que a mis hermanas les tocó una versión de mamá mucho más cabrona que a mi.

Aquí un breve top para hacer un homenaje a mi madrecita santa:

Frase 1: ” De una vez les digo ( a mis hermanas) que si salen con su panza, yo no voy a ir a buscar hombre para que se case con ustedes”

Frase 2: “Sigue protestando y hasta allá vas a recoger tus dientes podridos”

Frase 3: “Te gusta macho, pues a la cocina”

Frase 4: “Perro que come mierda no se le quita la maña”

Frase 5: “Pinche apestoso, corta un limón”

Este proyecto me deja entender que uno no ama lo que no conoce

(¿Quieres escuchar el podcast completo?, pues dale click a la bonita foto y ¡magia!

Hace casi una semana recibimos en Radio BUAP a un grupo de chicos del Bachillerato Gabino Barreda de la Ciudad de Puebla. El Dr. Daniel Mocencahua, colaborador del #DeEsoSeTrata me había platicado que había sido jurado en un concurso de Innovación e Investigación y que se había encontrado con un trabajo que valía la pena compartir con nuestros radioescuchas. Y yo que no le puedo decir que no a mi súper, súper, súper Dr. Daniel Mocencahua le dije Va, vámonos.

Me impresionó la cantidad de personas que están trabajando en el equipo y el tema s realmente pues atractivo 

El S.S.S Dr. Daniel Mocencahua

¿Y cuál es el tema? No coman ansias, eso nos lo explica la Mtra. Rubí: es un proyecto de divulgación acerca del fomento de la identidad como poblanos. Click To Tweet

Otra de las chicas de nombre Mayra le entró al quite:

Los chavos no son muchos pero pues con uno o dos que cambie

Alejandro Davis, yo y Miguel Tenorio (Dale click a la imagen para escuchar el podcast)

Y sigue la mata dando. Hace unos días les platicaba sobre el taller de autobiografías que estoy haciendo junto con los chicos que pertenecen al taller de robótica en la Preparatoria Enrique Cabrera en Tecamachalco, Puebla.

[ctt template=”4″ link=”373N9″ via=”yes” ]Hoy tuve la oportunidad de platicar con Alejandro Davis Flores, ganador del segundo lugar en el concurso de robótica Intelibots. La felicidad es exponencial cuando sabemos del esfuerzo de estos chicos. @ricardocartas[/ctt]

Aquí les dejo unos fragmentos de la entrevista que le hice hoy en el #DeEsoSeTrata:

Yo soy originario de San Bartolomé Tepetlacaltechco, Tochtepec Puebla. Sabía de la Preparatoria Enrique Cabrera porque cuando iba a la primaria mi primo entró a esa prepa y bueno desde ahí me nació el entrar. Yo me propuse estar en ella, le eché todas las ganas y pues se dio. Una vez entrando supe que había un grupo de robótica y me interesó bastante, porque yo soy muy curioso. Me gusta todo. El primer año encontré a una compañera con la cual me llevo muy bien. Ella fue la que me llevó y cuando vi de lo que se trataba yo dije esto es lo mío.

Conforme iban pasando las clases, uno se va adaptando y se va interesando mucho más por lo que hay. Afortunadamente los profes me eligieron recién entrando. Ahí fue cuando descubrí que esto era lo mío y cada vez que yo me meto hacer esto, cada vez que yo me enfocó en hacer un proyecto me encanta.

Ricardo Cartas: Alejandro, tus compañeros de la primaria, de la secundaria están haciendo este tipo de cosas.

Alejandro: Desgraciadamente no; solo yo.