Vamos a iniciar una nueva sección de recomendaciones en Radio BUAP. Esta la nombré: “Lecturas en confinamiento” y el primer libro que les recomiendo es esta maravilla de Carlos Monsiváis. Aquí les dejo el texto que hice y el podcast.

Afortunadamente la obra de Carlos Monsiváis es extensa y llena de misterios. La editorial Era puso a disposición el libro electrónico: “Principados y Potestades (de shows y público)”, bajo el diseño del maestro Vicente Rojo.

Este libro se publicó originalmente el 1969, cuando Monsi tenía alrededor de 31 años. Fue una edición fuera de comercio, editada por la librería Madero y que cuentan las malas lenguas que Monsi no quería publicar pero que su amigo y editor Vicente Rojo lo convenció.

El libro está formado por cinco textos ornitorrincos. El primero lleva por título: “Con címbalos de Júbilo”, el cual viene acompañado de las fotografías de Héctor García. Éste es una crónica sobre el estreno de Hair en teatro Acuario de Acapulco. La cual no pudo ser estrenada en la Ciudad de México por el miedo del estado a todo lo que tuviera que ver con jóvenes, hippies y rebelión.

Nos dice Monsiváis: “Y la obra culmina y los actores invitan al público al foro a que bailen, a que eleven sus manos con la V, a que participen del rito que la representación pretendió celebrar. Y la fiesta litúrgica no se consuma porque todos se respetan mucho a sí mismos y además ¿quién dijo que Hair en Acapulco fuese un espectáculo para disidentes o inconformes? Los caprichos de fin de semana no disponen de ideología. Los week ends no militan, aunque existan y pululen los guerrilleros dominicales que leen al Che Guevara para apaciguar la mala conciencia, lo que les da la ilusión de la mala conciencia que ya es algo en materia de pertenencias. Aunque de seguro la cosa nunca llegaría a tanto: una cosa es andar “arriba” y otra treparse a la sierra.”

Y qué tal el Diccionario de la Onda, para todas las cosas hay sazón, homenaje al espíritu lúdico de una década. Monsi recopila que una serie de palabrejas que se usaba entre la chaviza de la época. Por ejemplo, sabes el real y verdadero significado de: “Agarra tu patín, Dar champú, Caerle al cerrote, felpar, Hacer un iris, mostaza, Trobo”, palabras que quizá alguna persona mayor a veces pronuncian para sentirse en onda y tú sólo le dices: “Tío, ya métase”.

Otro de los textos que se incluyen en este libro es: “Los fuegos apagados”, una crónica sobre la visita que hizo The Doors a México y Monsi, claro, estuvo presente:

Morrison desconcierta y azora: mientras su élan sexual dependía de las atribuciones del público, las cosas marchaban bien. Ahora, su desdén, el manejo visiblemente obsceno de la voz y el micrófono, el fuck you de su actitud, la sensación de que -de un modo sacrílego- a Morrison le valía gorro cualquier propaganda en relación a bellezas turísticas o desarrollo portentoso de nuestro hospitalario país, se iban trasmutando en asombro, disgusto no confesado, irritación y finalmente decepción a nivel de fraude: no esperábamos esto, no quiere complacernos, no es un entertainer, no busca agradar, no nos pela. 77

“Principados y Potestades (de shows y público)” es una colección de textos que muestran el germen del estilo Monsi: su humor y la descripción de las múltiples reacciones del público, dos perspectivas fundamentales para entender la obra de Carlos Monsiváis.

 

Leave a comment