Queridos camaradas:

Ya estamos en plena nueva normalidad o lo que quiera decir eso. Y bueno, continuamos siendo papás, trabajando, discutiendo, limpiando mucho, cocinando, lo de siempre. Yo no soy mucho de video conferencias. Para las cuestiones de trabajo hablo por teléfono, escribo, pero creo que hay un uso excesivo de esa alternativa. Aunque para leer con mi hija me ha funcionado muy bien. Casi todas las tardes nos conectamos en las tardes, platicamos un ratito y después leemos. Antes, sólo leíamos los fines de semana y ahora que estamos en una situación de crisis, hemos podido estar más tiempo en contacto, de lejos, pero con un contacto íntimo. Creo que eso es algo positivo que nos ha dejado esta pandemia, tener muy en cuenta que en cualquier momento podemos morir y debemos de aprovechar cada momento con los que más queremos.

Antes dejábamos las cosas para después, pero ahora ya no podemos pensar de la misma forma. Así que mi hija Indira y yo nos pusimos un reto para este año, bueno, lo retomamos. En enero los propusimos llegar a los 100 libros leídos para este año. Y ya saben, como todos los propósitos empiezan con mucha fuerza, pero al final se desinflan. Pero nunca es tarde, retomamos el reto y vamos como trenes 🙂 Ya les iré platicando de los libros que vamos leyendo y si se quieren unir al reto pues adelante.

Aprovechando que ya están aquí, les dejo algunos podcast de la semana para que tengan material para este fin de semana.

 

 

Leave a comment