Hoy me fui a celebrar el día nacional del libro con los alumnos de tercero de secundaria del Instituto Tecnológico Navarro y Juárez. Todo comenzó con una invitación de Ángeles Díaz Hernández a través del Facebook. Así que me dije ¡claro! ¡ahí estaré! Junto unos libros que tenía repetidos en mi biblioteca y se los llevé. Casi no tengo oportunidad de charlar con chicos de secundaria, como ustedes ya saben, fui profesor de la Prepa Zapata durante un buen de años, pero con los de la seco no más no. Pero la verdad me sentí muy bien. La conferencia inició alrededor de las 8 de la mañana. Lo primero que vi fue un montón de tenis afuera del salón, cosa que me encantó, me gusta andar descalzo. Una maestra me dijo que no era necesario que yo me los quitara. Por suerte no llevaba los calcetines rotos y también me quité mis PANAM amarillos y me arranqué con la charla. Creo que les gustó porque no paraban de reír y bueno, digamos que soy especialista para hacer prender a los chamacos con mis historias.

Sin embargo, creo que ya tiene mucho tiempo que no escribo nada nueve para este sector de lectores, así que ya es hora de empezar un proyecto divertido y sobre todo que pueda gustarles a os chic@s de esta edad que tiene complejidades especiales. Pero bueno, eso ya será una tarea de la cual pronto les platicaré. Por lo mientras creo que este tipo de actividades me hacen conectar con una parte importante de mi vida profesional y aunque no me pagan ni un quinto la paso muy, pero muy bien.

¿Con qué me quedo? Desde luego con los rostros de felicidad de los chic@s y con las palabras de agradecimiento de las maestras ¡qué bueno que vino, casi no vienen escritores por aquí! Bueno, pues cuando me inviten ahí estaré.

Leave a comment