Voy a iniciar mi formación como taquero con mi amigo el tacotronic. Iré de vez en cuando para aprender los secretos de estos magos. Ya les iré platicando de cómo me va en esas aventuras y los invitaré a que vayan a verme para ver si me salen bien las taquitos.

***

Hoy celebramos el cumpleaños número 8 de mi hija Indira. Creo que nunca había gozado tanto una fiesta de niños. Disfruté poner las mesas, los manteles, engañar a los niños con un pastel radioactivo, desinflar de vez en cuando el brincolín, menear la piñata y cantar las mañanitas. Ver a los niños disfrutar de pequeñas cosas es siempre un llamado a lo esencial de la vida, a lo básico. Siempre aprendo cosas nuevas cuando platico con los niñas y los niños, hasta me eché una cáscara con un chavillo que promete ser un gran jugador.

***

Hoy les pregunté a mis amigos de la página de facebook cuándo fue la última carta cachonda amorosa que recibieron en su vida. Yo la verdad pensé que nadie me iba a hacer caso, pero para mi sorpresa fue una pregunta que sí llamó la atención y el diálogo fue muy bueno. Las respuestas fueron muy interesantes, desde la clásica carta de la prepa hasta un amigo que me contó que se la habían escrito en una pierna. Sin embargo hallé una conclusión muy interesante. La mayor parte de los seguidores de la página que han utilizado cartas para cachondear les ha dado buenos resultados y vaya, vaya, entonces por qué no se utilizando tanto, por qué no recurrimos a escribir cartas para erotizarnos. Alguien por ahí me dijo que era pura “hueva”, quizá, pero entonces no nos quejemos.

Leave a comment