Claro que es una mentira. Nadie que deja de fumar un par de semanas puede cantar victoria y estar lejos de las peores adicciones que puede padecer un humano. Sin embargo, alguien que deja de fumar dos semanas, podemos decir que va por buen camino, aunque  falte mucho.

Bueno, les explico que este post fue una sugerencia de Juan Nicolás Becerra. Él hace unos meses tuvo un problema de salud que lo sacó de circulación (chelas y comilonas) y me propuso que fuera haciendo un registro de mi lucha contra el cigarro.

¿Por qué dejar el cigarro?

¡Qué pregunta! Cada quien tendrá sus respuestas. Yo aquí voy a tratar de responderlas y a mismo tiempo husmearé entre las capas de mi conciencia.

Click To TweetLa principal razón por la que estoy intentado dejar de fumar es porque comencé a tener unos dolores extraños en la garganta. Me espanté y después me puse a pensar en todo lo que tengo pendiente por hacer y en todo lo que he gastado tanto física como económicamente. ” username=”ricardocartas”]

A los 40 años aún tienes mucha energía, pero no tanta como para andarla desperdiciando en fumar. Ojo, esta es mi respuesta. Con esto, no quiero sermonear a nadie para que deje de fumar. Sin embargo, hay varias razones que subyacen. La primera es mi necesidad de hacer más fuerte mi voluntad y la otra es romper con una parte de mí que ya no tiene cabida en mi día a día.

Para lograr dejar de fumar en esta primera etapa tuve que dejar de ser y entregarme a mi ritmo-deseo. Esto fue un gran descubrimiento. Dejar de fumar por dos semanas me ayudó a encontrar mi deseo original que había perdido en el camino. Fumar es una acción-máscara. Liberarme de esta acción se ha estado convirtiendo en una oportunidad para ser el más cercano a mi deseo.

Todo esto para llegar a un sueño antes frutado hoy más o menos cumplido. Ver cine. Sí, así de simple. La terapia consistió en ir la mayor cantidad de veces al cine sin cargo de conciencia. Es decir, sin la voz que te diga: deberías de estar haciendo tu tesis, deberías de estar leyendo, deberías de estar escribiendo, deberías de estar más tiempo con tu familia, deber, deber, deber.

El ir al cine se convirtió en mi espacio de ocio necesario. En 14 días he ido 8 veces al cine y me he sentido muy bien. Podrías dedicar post completos de la relación que he podido dibujar entre mi vida, mi adicción al tabaco y todos los personajes que he conocido en estos días. Pensé que iban a ser días tortuosos y por lo contraria han sido maravillosos. Mañana les sigo contando sobre este Diario. ¿Qué título me proponen?

 

Leave a comment