Pampas, el lugar donde no se sufre por la Picaña

  

Así como he escrito para quejarme de los malos tratos de los muchos restaurantes a los que he ido, ahora quiero hablar bien y recomendar El pampas de la Av. Juárez. No es la primera vez que voy, de hecho es uno de los que más frecuento. Casi siempre me ha ido bien, salvo en una ocasión que los meseros andaban insoportables. Tardé varios meses en regresar, soy de los clientes más rencorosos que puede haber en el mundo, cuando algo sale mal, simplemente no regreso y me quejo por todos lados; sin embargo, decidí darles una nueva oportunidad y la verdad es que no me arrepiento.

  
Los que se recomienda:

1. Llegar antes de las 2 pm Los meseros están de buenas y hasta sonríen.
2. Es un lugar ideal cuando andas con tus diablill@s, ya que cuenta con un espacio para niños y una niñera linda que te cuida a los chamacos, mientras te dedicas a viborear con gusto a todo humano que se cruce en tu camino.

No sé si les pasa a ustedes, pero en casi todos los lugares de este tipo, siempre se hacen ojo de hormiga con la picaña, hoy fue el segundo corte y desfilaron por lo menos unas tres veces. Algo completamente inédito; con decirles que hasta tuve que rechazar la cuarta ocasión que me ofrecieron.

En esta ocasión El pampas se lució, el precio no es nada alto, aunque tampoco bajo. Si van dos personas prepara unos $1,000, te va a sobrar, pero es mejor que lleves algo extra.

Lo que no se recomienda del lugar:

1. Los limones no tienen jugo.
2. La música es de lo más común

Pero bueno, se puede pasar por alto cuando la comida es buena.

Saludos y provecho 

Leave a comment