Cartas en el CERESO de Huejotzingo

Era uno de mis pendientes y creo que por esa razón (por la que ustedes están pensando: cus, cus), lo había dejado postergado. Por fin el sábado 3 de agosto de 2013, me presenté en el CERESO con cuatro libros, sin teléfono, sin llaves, sin iPad y sin celular. Todo en mi deficiente memoria y en los libros. La puerta que divide el afuera y el dentro es un umbral que los de adentro contemplan con paciencia y los de afuera miramos con miedo. Entré sin pensarla, ya tengo un poco de práctica para ese tipo de situaciones, si la piensas demasiado terminas por no entrar. Cuando me di cuenta ya estaba dando los buenos días a todos los que me topaba: presos y custodios, aunque intentaba alzar la mirada, quizá la presencia de los cuerpos, el pudor ante el hacinamiento me lo impidió. Sólo vi los rostros de los hombres; con eso bastó.
El taller comenzó en completo orden y respeto. Nos presentamos y leímos un cuento de Eusebio Ruvalcaba muy suave “El abanderado”. Es un cuento sobre un chamaco cabrón que no quiere ser parte de la escolta de la escuela y en venganza hace una arenga a favor del Subcomandante Marcos. Los compañeros del penal sonrieron y y eso me tranquilizó. Ellos también se relajaron, me sentí como si estuviera estuviera con el mejor grupo. Llegó la hora de escribir. Pedí que hicieran un recorte de su memoria, que escogieran un momento de sus días de cabrones en la escuela. Wow, creo que el resultado fue increíble, escribieron historias loquísimas y divertidas; bueno, otras la verdad es que muy fuertes. Semanalmente iré subiendo algunas; ya verán. Conclusión. En este país si eres pobre tienes altas probabilidades de acabar encerrado.

20130810-114124.jpg

4 Comments

  • Patricia Gutiérrez Otero
    Posted August 10, 2013 7:06 pm 0Likes

    ¿Por qué ellos están ahí y no nosotros? ¿Por qué nacimos medio bien y ellos no? ¿Por qué tuvimos una mamá y un papá suficientemente funcionales? ¿Por qué genéticamente más o menos todo estuvo en orden en nuestro sistema fisiológico? ¿Por qué el hambre o la locura o las dependencias no nos hicieron cometer atrocidades? ¿Por qué no nos atraparon en un retén sin ser culpables? ¿Por qué, de alguna manera, somos nosotros y ellos son ellos?

    • Ricardo Cartas
      Posted August 11, 2013 3:58 am 0Likes

      Paty, voy a subir algunas historias de las que escribieron los chavos del taller. Sorprendentes!

  • tita gabriela
    Posted August 11, 2013 1:14 am 0Likes

    amiguito!!!!!!!!!
    te felicito por dos cosas, uno por buscar en los olvidados de esta sociedad historias que seguramente nadie más sabrá y que tú con la frescura de la juventud has abordado, conviertiendote quizá en su cómplice, genial mi Cartitas;
    felicidades también por continuar puliendo este bonito trabajo de escritor, vas bien, muuuuuy bien, abrazos

    • Ricardo Cartas
      Posted August 11, 2013 3:59 am 0Likes

      Tita, checa el libro que te pasé. Me dices qué onda y gracias 😉

Leave a Reply to tita gabriela Cancel reply