Libro de la semana: Zarpas de amor de Eugenio Pacheco

Editorial: Fomento Editorial BUAP
Colección: Alejandro Meneses
Costo: $100
ISBN: 978-607-487-417-4
Páginas: 173
Cartómetro: 9

Tengo referencia de Eugenio Pacheco desde los años de la universidad. Escuché por primera vez su nombre vía Mario Calderón, profesor del Colegio de Letras de la BUAP a quien se le debe gran parte del descubrimiento de nuevos escritores en Puebla. Pero también por amigos como Efigenio Morales, que cada vez que lo nombraba subrayaba un aprecio especial y reconocimiento.
Hoy soy yo el que lo reconoce por su copiosa y genial carrera literaria.
Zarpas de amor, es una colección de cuentos extraordinario en el sentido de que pocas veces se ve un libro conceptualizado con un solo tema como columna vertebral: el gato.
La mayoría de las veces encontramos recopilaciones de cuentos escritos en un periodo de tiempo, guiados por la necesidad de publicar y no en virtud de un proyecto.
En el libro de cuentos de Eugenio Pacheco se escuchan los ecos del Maestro y Margarita de Mijail Bulgakov, los gatos de Elena Garro y del cuento y novela de Juan García Ponce que llevan por título El Gato. Se reconoce que Eugenio ha hecho esas lecturas y que además ha estudiado ampliamente la riqueza simbólica de los gatos en distintas culturas.
Veinte cuentos en donde siempre aparece este enigmático animal, a veces como protagonista, otras como personaje clave y otras como mero pretexto para describir las heridas producidas por el zarpazo de la vida.
Después de leer el libro, confirmo que estoy ante un escritor con oficio, dichoso en técnica, pero que además se confiesa en cada línea, en cada palabra, como un hombre que ha vivido. Quizá para los críticos profesionales sea un rasgo poco importante, pero para un lector como yo es quizá lo más valioso de una obra. El artificio sale sobrando.
El segundo de los veinte cuentos, que lleva por título A mí no me culpes, es la historia de un papá ejemplar, cariñoso, procurador de amor y bienestar para su familia. El gato Tonatiuh es parte y observa toda la escena: el derrumbe de un gran hombre. El protagonista en medio de su atmósfera perfecta, abre el sobre en donde viene el resultado: Anospermia, ausencia de espermatozoides. El hombre se da cuenta que vive en una mentira. A mí no me culpes es un texto valioso, sorpresivo y con un manejo de tensión exacto para describir la fragilidad humana.
En Secreta Venganza, la relación con los gatos se hace simbólica y significativa. Una mujer huye de su pasado, de sus miedos que toman forma de gatos, los mismos que habían matado a su madre llenándole los pulmones de pelos y que a pesar de los esfuerzos de la protagonista por huir, terminan asesinándola. La protagonista es incapaz de liberarse de sus demonios.
Es ahí donde se asoma el oficio de Eugenio. Cuando la narración de una historia obliga al lector a despertar, a dejar de seguir las líneas y construye junto con el autor las otras interpretaciones. Parafrasean a Julio Cortázar, para gozar Zarpas de amor es necesario ser un lector piano, un lector atento y creativo para explotar la riqueza del texto.
Zarpas de amor es un libro equilibrado en temáticas. Contiene humor negro:
(Cinco varos de amor): “si no hubiera sido porque perdí un ojo en el accidente el día que chocó la combi. Todo porque el chofer quiso esquivar un gato. Fue por demás el intento, de todos modos terminó despanzurrado por el coche que rebasaba a la combi. En ese accidente se perdió el bote tamalero, el anafre, el dinero y de pilón mi ojo izquierdo”.
Párrafos que merecen aprenderlos de memoria como este: “Pudiera afirmarse que ser alcohólico es como haber obtenido un título en la universidad: es para toda la vida. Pudiera decirse que una vez que te encarrilas, solito desciendes atraído por la fuerza de gravedad hasta el fondo”.
O la inevitable caracterización del antihéroe moderno: “Uno pierde a sus padres, pero pronto se encuentra uno con quién pasarla bien; uno pierde hermanos, pero hermanos hay muchos por ahí; uno pierde esposa. Pero para todos amanece Dios; uno se da cuenta que más que perder uno va ganando, como que poco a poco nos vamos adueñando de la ciudad”.
En general, el libro está condimentado de padecimientos, de crisis emocionales, de fracasos, de hombres y mujeres que sufren su existencia, de seres grises, de perdedores y alcohólicos, de mujeres y hombres que se entregan a la vida.
La publicación de esta colección de cuentos es una acierto, le agradezco a Eugenio su arrojo y su valor, su honestidad a la hora de escribir.

2 Comments

  • CARMEN
    Posted September 11, 2012 5:05 pm 0Likes

    BUENO, POR LO DESCRITO, VOY A TENER QUE COMPRAR EL LIBRO, NI MODO QUE QUE ME QUEDE ASI, LO TENGO QUE LEER.

  • Sandra López Urdiera
    Posted May 19, 2014 6:06 pm 0Likes

    Seguramente me quedaré con un buen sabor de boca.

Leave a comment