Unas fotos de hoy en la inscripción de la nueva generación de la BUAP

Hoy estuve con Manolo Fraustro conduciendo un programa especial en el Polideportivo Ignacio Manuel Altamirano. Le dimos la bienvenida a los nuevos alumnos de la BUAP.

cartas3

Estuvo muy divertido y tuvimos la oportunidad de platicar con Luis Gerardo Flores, Elizabeth Rosas, estudiantes de nuestra Universidad y que también laboran como monitores en el proceso de Admisión.

cartas2Me dio mucho gusto encontrar alumnos que tuve en la Zapata y que ahora ya están en el nivel profesional. ¡Cómo pasa el tiempo!

cartas

Compadre Lobo

Sainz1

Siempre he sido un súper lector de la literatura de la Onda. Y desde luego, me di un mega banquete con algunas novelas de Gustavo Sainz (1940-2015): Gazapo (1965), Obsesivos días circulares (1969), La princesa del palacio de hierro (1974)  y sobre todo Compadre Lobo (1978) . Esa lectura resultó significativa por el momento en que la hice. Era un joven estudiante de letras que buscaba entre la literatura y la noche el éxtasis de la vida ¡Y vaya que lo experimenté! No sé el tiempo que tardé en leerla, posiblemente ni siquiera la terminé como muchos libros que presumía haber leído. O quizá sí lo terminé de leer y me apropié de ese joven noctámbulo que intenté replicar. Tampoco recuerdo muy bien si a mis amigos Ultracostumbristas les impactó tanto como a mí o como a Andrés Feria, que siempre que teníamos oportunidad, citábamos frases (no textuales) de la novela que son dignas para ponerlas en letras de oro en el museo del borracho:

Continue reading

La noche de los lápices, película de Héctor Olivera

Andar vagabundeando en la red de pronto es bueno. Encontré esta película que había visto hace muchos años en el Canal 22. Recuerdo haberme desvelado, solo en la sala de la casa de mis papás, viendo la historia de una generación de chicos argentinos que enfrentaron a la dictadura. La cinta que me caló tremendo porque no había mucha diferencia de edad entre los protagonistas y yo en aquél momento. Hoy que la volví a ver me conmueve más. Vale la pena verla, que nunca se olvide de lo que hemos sido capaces cuando el poder llega a los excesos y todo se convierte en una oscura historia de locura.

La noche de los lápices (1986), película de Héctor Olivera

Unas memas kilométricas

Es increíble la diversidad de memelas que hay en Puebla. Este fin de semana fui a un lugar llamado San Lucas, que se encuentra en la carretera federal a Tepeaca a unos metros de la cementera. 

  
Bueno, no podemos decir que sea una experiencia de lujo, pero vale la pena probar las tortillas de trigo y tomarse unas fotos. Al parecer es el único lugar donde las puedes probar.