Las rojas son las carreteras

campo

Título: Las rojas son las carreteras

Autor: David Martín del Campo

Editorial: Joaquín Mortiz (Nueva Narrativa Hispánica)

ISBN:

Año: 1976 (primera edición)

David Martín del Campo nació el 21 de enero de 1952 en la Ciudad de México. Ha publicado cerca de cuarenta títulos[1] desde 1976, año en que publica su primera novela Las rojas son las carreteras a los 24 años, cuando el autor estaba a la mitad de sus estudios superiores de Comunicación en la UNAM.

La novela de David Martín del Campo no es propiamente una novela del 68, el tema central no es el movimiento, ni busca entre las entrañas políticas a los líderes y traidores del movimiento estudiantil. Es más, ni siquiera se encuentra la denuncia,  acción que funda y determina a las novelas del 68. 

Ya que no eran objeto de censura. Sin embargo, no sólo los jóvenes politizados vivieron el 68, de hecho la gran mayoría de jóvenes que participaron en el movimiento no eran militantes de la izquierda, sino miembros de la clase media mexicana que buscaba nuevas rutas de desarrollo económico, social y espiritual. Esa clase media mexicana que adquiere cierta independencia ante el Estado es la que busca democratizar las instituciones, crear atmósferas sociales más incluyentes y menos conservadoras. Su condición económica les permite estar dentro de las universidades y desde ahí crear movimientos como el del 68.

Continue reading

La cocina y las generaciones


img_1779

 

Desde que mi mamá cayó en estado de coma, hemos tenido la dicha que recibir a muchos amigos y familiares para expresarnos su solidaridad. Es un sentimiento fuerte, pero al mismo tiempo me ayuda a entender que la muerte es una forma de vida. La próxima muerte de mi madre me abre perspectivas de vida, me lleva por caminos insospechados hacia una vida distinta. Aprecio mucho los abrazos, los llamados al ánimo, el esfuerzo, las lágrimas y las palabras que recrean los momentos bellos que mucha gente pasó con mi madre.

Por ejemplo, este fin de semana recibimos a mi primo Alberto Toledo y a mis sobrinos. Tenía años que no teníamos la oportunidad de estar en la mesa de la cocina de mi mamá, como lo hacíamos hace algunos años. La cocina, ese espacio en donde se habla tanto, donde se sueña y ahora aunque la tratamos de pasar bien, también se ha convertido en un lugar de nostalgia.

 

img_1780

 

 

Entrevista con Pavel Ortega, novelista gráfico y autor de El principito (versión libre)

pavel-autor

La semana pasada tuve una excelente charla con Pavel Ortega, artista visual y titiritero, además de novelista gráfico. El motivo de la entrevista fue la reciente publicación de la novela gráfica  (versión libre) de El principito, la cual fue ganadora del Primer Concurso Nacional de Novela Gráfica BUAP-IMACP.

pavel

Hablamos sobre su trayectoria y me sorprendió el punto de vista que tiene de nuestra isla querida ¡La comiteca! que se encuentra en la Biblioteca Central en Ciudad Universitaria de la BUAP. A él como a mí nos parece maravilloso este espacio.

Y bueno, he de confesarles que la lectura la hice junto con mi hija Indira, tiene 5 años y aunque hay algunas imágenes fuertes a los dos nos gustó mucho. ¡Claro, me hizo las clásicas preguntas que los papás no saben responder, pero lo importante es que la pasamos muy bien. Les recomiendo esta entrevista, fue muy agradable charlar con Pavel.

Crónicas

cronicas

Acaba de pasar el día de muertos y siempre salen en los medios muchas recomendaciones de libros y películas sobre el tema. El país recomendó algunas películas latinoamericanas que pocas veces llegan a la cartelera. Entre esas está Crónicas (2003)dirigida por Sebastián Cordero. La idea de la película está basada en un hecho real, de hecho surge a partir de la lectura de la nota por parte del director, en donde se describía los actos de un multi asesino de niños en Colombia. Así como se los estoy platicando, suena muy fuerte ¿no? De hecho le es, y la película va teniendo muy buen ritmo, Alcázar hace un buen papel, pero entre más avanza la película y más se asoma a la historia, un reportero norteamericano de origen latino protagonizado por John Leguizamo, la trama se empieza a diluir, se vuelve evidente el final de la historia.

Ya saben que en esta sección El bibliotecario virtual no se trata de hacer crítica cinematográfica , sino de compartir los contenidos que el hermoso Internet nos ofrece de manera gratuita. Así es que si a mí no me gustó mucho la película tampoco me hagan caso, ustedes hagan sus propias conclusiones. Yo lo único que digo es que la historia daba para más, como que a Sebastián Cordero le faltó más oscuridad, torcer un poco más a los personajes. También quisiera decir que el soundtrack no me agradó en lo absoluto y miren que me encanta Café Tacuba, pero ¿qué relación hay entre las atmósferas sonoras de esta banda con un asesino de niños? Yo creo que muy pocas. Detalles como estos son los que le restan a la película su contundencia. Pero ¡ánimo! Y no la dejen pasar, quizá mañana baje la peli y ya no podrán verla.

Ya saben, si ustedes piensan la contrario, hagan un bonito comentario; si coincidimos, hagan un bonito comentario. Si les da igual, pos da igual. Saludos y anden con cuidado.

La invitación de Juan García Ponce


garcia-ponce

Lo no literario

Dentro de mi investigación sobre las Novelas del 68, los aspectos no literarios tienen una especial importancia, ya que éstos contribuyen de alguna manera a la permanencia de las obras en la memoria de los lectores.

En el caso de Juan García Ponce se tiene que subrayar que perteneció a la élite cultural mexicana de la época. El entorno familiar también es importante, ya que el autor yucateco proviene de una familia de buena posición económica y política, situación que hace posible que pueda ir a residir a la Ciudad de México para realizar estudios de nivel superior. La Ciudad de México durante aquellos años se había convertido en uno de los pocos espacios en el país en donde se gozaba de buena oferta cultural y una atmósfera abierta a los nuevos pensamientos y costumbres que generaba la clase media mexicana:

El crecimiento demográfico y urbano se expresó sobre todo en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, la que tuvo el mayor incremento poblacional del país, al pasar de 3 millones de habitantes en 1950 a 9 millones en 1970 (Gustavo Garza, 2001: 610). Ésta se volvió el polo de atracción económico y cultural más fuerte para los jóvenes  de las ciudades pequeñas e intermedias que se sentían ahogados por el peso de los valores tradicionales católicos y la falta de instituciones de educación superior y culturales, de cines, teatros, editoriales, librerías y galerías de arte, y en esos años, la ausencia de los llamados Cafés Cantantes en donde se escuchaba rock o de algunos lugares en donde se podía oír jazz. (55)

Ya estando en la Ciudad de México, se unió en la generación de Medio Siglo, también conocida como la generación de La casa del lago. Es importante destacar que Juan García Ponce junto con su generación pertenecían a una élite que tomó como refugio la Dirección de Difusión Cultural de la UNAM, así como la Revista Mexicana de Literatura. Sin embargo, esa generación no simpatizaba con las políticas culturales que se imponían desde el gobierno federal.

Sino como un expresión universal, alejado de las conveniencias políticas que abundaban en el mundo cultural de la época. En relación con la generación a la que pertenece JGP, Ricardo Pozas Horcasitas, autor del artículo: La Revista Mexicana de Literatura: territorio de la nueva elite intelectual (1955-1965), dice lo siguiente:

Esta elite intelectual estaba compuesta por jóvenes cuya edad oscilaba entre los veinticinco y treinta y cinco años y que, por tanto, habían nacido y crecido durante el período de la institucionalización de la Revolución mexicana (1928-1956). Estos jóvenes crearon su propio territorio intelectual cultural dominado por el nacionalismo revolucionario. (54)

Continue reading

E.T. y las bicicletas



img_0142

He de confesar que en pleno siglo XXI, después muchos años, tuve la oportunidad de ver E.T. (1984) de Steven Spielberg. Ya lo sé, soy un sinvergüenza, pero ni modo. Así que este post podrá tener todo, menos novedad. ¿Por qué no pude ver la película en su momento? Eso lo tendré que platicar muy seriamente con mis papás, pero lo trataré de responder desde el punto de vista de un chamaco marginado, que vivía lejos de la cultura pop, en una colonia bicicletera en donde E.T. no tenía la mayor importancia.

Sin embargo, después de ver la película, me doy cuenta de que hay una relación significativa entre ese (mi) mundo marginal y el film de Spielberg. Si miramos el contexto de la película, es decir, su atmósfera en la que se desarrolla, podemos entender que el E.T. es el extraño, el extranjero, el extraterrestre, el anormal, el feo, el chaparro, el que no habla bien, el amorfo que llega al lugar de los rubios, al lugar de la ciencia, de la razón, del completo orden, donde cada trazo de los barrios están cuidados a detalle.

img_0141

Sin embargo, E.T. no llega a refugiarse a cualquier casa, escoge la casa de Elliot, ya que dentro de todo ese mundo de orden y normalidad, la familia de este niño es disfuncional, ya que sus padres son divorciados y gracias a esa crisis la madre pierde el control de su familia. E.T. se refugia en un breve paréntesis de desorden.

En el transcurso de toda la película se observa una orgánica sociedad entre la policía y los científicos que andan detrás de E.T., lo subrayo, porque aunque nos parezca normal (dentro del historias de SF), la verdad es que eso no se ve mucho en la vida real (por lo menos no en México).

Dentro de ese espacio de desorden E.T. es acogido por los niños, con los más alejados del orden y la razón, son ellos los que creen, los que ayudan sin pensar, los que al final salvan a E.T. montados en sus bicicletas, retando a toda la maquinaria del Estado con su tecnología, científicos, policías, armas, autos, inteligencia; superándolos gracias a su juventud, a su voluntad, a la fuerza y agilidad de sus cuerpos y sobre todo en la confianza al otro.

img_0140

Una de las imágenes más recordadas de la película es cuando la policía está a punto de atraparlos y E.T. hace que las bicicletas vuelen, cruzando todo el espacio ordenado, cruzando por el cielo frente a la luna. Creo que es una de las imágenes más emblemáticas de la cinematografía porque representa una metáfora, una venganza de la imaginación contra el mundo de la razón.

E.T. y el niño marginado tienen algo en común, la bicicleta los hizo liberarse del mundo de la razón, del orden, del establishment-poblanishment

 No sé si valió la pena los años de espera, pero E.T. se hizo tan viva que se me hace que la voy a ver de nuevo. Si te gustó este post o no, escríbeme un comentario. Si no tienes nada qué decir puedes recomendarme alguna película ochentera para que me ponga al corriente de la cultura pop que me perdí.

Un pacto con el diablo


diablo

 

 ¿No te ha pasado que vas a una feria del libro y compras, muy emocionado, libros y más libros; ah, pero al llegar a tu casa los botas en cualquier lugar? Bueno, pues a mi me pasa a cada rato.

Un pacto con el diablo de Thierry Leinan lo compré en la FILEC 2016 porque la ofertaba estaba buenísima en el stand del Fondo de Cultura Económica.

(Abro paréntesis…

Por esa razón hago este tipo de lecturas, quizá para preparar el terreno y saber guiarla cuando ella entre al mundo de la lectura. Ya sé que es un poco enfermo pensar así, pero prefiero hacerlo; además me he llevado muy buenas sorpresas, la mayoría de las lecturas han sido muy divertidas. Entiendo, entiendo, quizá a mi hija ni siquiera le guste leer, o quizá no le guste nada de lo que yo la recomiende…pero ¿qué tal si sucede lo contrario?

Cierro paréntesis)

diablo1

Ilustración de Diego Molina

Lo dejé en el olvido durante unos meses, pero esta semana lo encontré y me lo eché en dos tantos. El primero mientras iba al trabajo y el otro hoy en la mañana esperando a que amaneciera. Su brevedad es una ventaja, apenas 64 páginas. Trata de un tema fuerte y que desgraciadamente ya está presente en todas partes: Las drogas. Tema que se trata desde el punto de vista de los adolescentes y de cómo puede destruir la vida de cualquiera.

Es una lectura que sirve como material de reflexión sobre el papel que juegan las adicciones en los jóvenes. Es decir, es un excelente libro, para que un papá o mamá pueda sentarse con su hijo a hablar sobre este mundo, sobre las etapas y las consecuencias.

Continue reading

Nuevo libro: (Siempre) Domingo Sangriento

Hace algunos años los domingos me atormentaban. Era una atmósfera que me deprimía y me orillaban a crear situaciones sangrientas y divertidas para poder sobrevivir ante el aburrimiento. Es un libro pequeño, así que lo puedes descargar de forma gratuita y leerlo en lo que vas en el bus o cuando esperas el turno para el médico. Sin más, aquí les dejo el libro. Le doy las gracias a Alejandro Varela que me hizo la portada para este libro.

domingo

Portada diseñada por Alejandro Varela

 

El twit ilustrado, lo mejor de 140 caracteres

k7eavnp

Portada de la primera edición de El Twit ilustrado (el cual me regaló el autor ¿ok?)

 

Título:“El twit ilustrado (@eltwitilustrado), Lo mejor de 140 caracteres”

Autor: David  “El DEE” Espinosa

Editorial: SECUENCIARTE

ISBN: 978-607-96870-0-7

 

¡Ay el Twitter! Esa red social que nos ha enseñado a expresar nuestras opiniones (de todo tipo, claro está) en 140 caracteres.  A muchos nos ha enseñador a ser más creativos con la economía de lenguaje que a muchos verborreicos les causa pánico. A otros no les gusta y prefieren otras redes donde pueden explicarse a sus anchas, pero lo que sí les puedo asegurar es que el Twitter ha sido el medio por el cual he leído grandes frases que muchas veces no son de figuras públicas, no filósofos, ni escritores, ni nada de eso; sólo es la chispa de la ocurrencia, del humor captado de forma espontánea.

(Paréntesis)

Bueno, también debo decir que hay gente profesional (escritores sobre todo que manejan muy bien su cuenta.

(que no es lo único que hace, por su puesto) al twitter, convirtiéndose en una de las cuentas más seguidas y más influyentes (además de divertida).

(Se cierra el paréntesis)

(Voz de mi Conciencia)

Ajá y recontra ¡Ajá! Me imagino al buen DEE en el momento en que se le prendió el foco.

Creo que esa sería una muy buena pregunta, pero bueno, ya habrá oportunidad de platicar. La idea de el “DEE” fue crear una cuenta de Twitter en donde retomaría los mejores twits para publicarlos de forma ilustrada.

Una pequeña idea que a mí se me hace genial. Es una forma de hacer menos vertiginosa la vida de los mensajes que se reproducen sin parar en el time line de Twitter.

@Ungatoquemiau: No eres más gorda porque no abren el Mc. Donalds más temprano

@Ferrfactor: Madurar es darte cuenta de que ya no vas a ser futbolista

@LostPopKiller: Yo empujé a Juan Escutia

@in_lack_ech: Conserva limpio el planeta: Baña a un hippie

zvy1rd6

Tomado sin la autorización del autor, pero con la más bonita intención de difundir su trabajo ¿ok?

El libro pudo salir a la luz gracias a SECUENCIARTE, concurso mexicano de Cómic. El proyecto de David Espinosa fue seleccionado durante el 2016 y finalmente se vio publicado en este año. Me tardé un poquito en reseñar este libro, pero por fin lo hice gracias a que leí un blog de superación personal y me recomendó que no dejara nada pendiente. Ahora me siento más tranquilo y podré dormir como el oso dormilón que soy. Ah ¿Recomendable? ¿Ustedes qué creen? Sólo les voy a decir que es el libro que más tiempo ha estado en mi mochila y cuando voy en el camión lo saco para sentirme bien, aunque el tipo de micro ante con un flow deprimente.