Théophile Gautier

Théophile_Gautier

Sobre Théophile Gautier, más que en nadie, lo gloria de representar el Parnaso. Sé que cometo un error en la fecha, pero es para simplificar. Sí, sé que el Parnaso, propiamente hablando, se constituyó un poco más tarde, pero Gautier ya habñia dado ejemplos y especificado la teoría. A veces , me parece que Banville representa el Parnaso tan perfectamente, y quizás aún con más naturalidad, sóltura, divertimento que Gautier, pero también con menos deliberación (de lo cual lo felicito); y es precisamente esta sostenida deliberación que Gautier aportó en el ejercicio de sus funciones poéticas lo que le valió, con el reconocimiento de las letras, ese lugar particular, especial, casi lleno de realeza; quizá podemos dudar si lo merece, pero no podemos sacarlo de ahí.

Sí, Théophile Gautier ocupa un lugar considerable. Y cuanto más grande es nuestra admiración por Baudelaire, tanto  mayor será nuestra sorpresa al verlo inclinarse, ¡qué digo!, postergares ante Gautier y dedicarle Las flores del mal:

AL POETA IMPECABLE

Al perfecto mago de las letras francesas…

con los sentimientos

de más profunda humildad

“Théophile Gautier -dice en ese largo estudio que escribe sobre el que consideraba su maestro- es el escritor por antonomasia, porque es esclavo de su deber, porque no deja de obedecer a las necesidades de su función, porque, para él, el gusto de la Belleza es un fatum, porque ha hecho de su deber una idea fija.”

Para el escritor por antonomasia lo inexpresable no existe. Son éstas unas palabras del mismo Gautier que Baudelaire cita varias veces y sobre las cuales insiste. Lo inexpresable no existe: el poeta debe poder expresarlo todo, y, como Baudelaire no soporta hallar algún defecto en Gautier, pretende limpiarlo primero de la acusación de insensibilidad que se empezaba a levantar contra el maestro. “Quise (cito a Baudelaire) antes que nada, demostrar que Théophile Gautier poseía, lo mismo que si no fuera un artista perfecto, esa famosa cualidad que los merolicos de la crítica (somos nosotros) se empeñan en negarle: el sentimiento. ¡Cuántas veces y con qué magia de lenguaje lo expresó! ¡Lo más delicado de la ternura y la melancolía!

André_Gide

Quisiera que me convencieran, pero desafortunadamente Baudelaire hace citas, y esto es lo único que encuentra, porque él sabe perfectamente, a pesar de lo que afirma. que podría hojear desesperado todos los volúmenes del poeta sin encontrar la más ligera frescura.

¡Mis pestañas te darán sombra!

Dormiremos juntos

Bajo mis cabellos, sombrío albergue.

         ¡Huyamos! ¡Huyamos!

¡Se cimbra mi corazón bajo la felicidad!

Si durante el reposo nos falta agua,

¡Bebe las lágrimas de mi alegría!

        ¡Huyamos! ¡Huyamos!

Lo inexpresable no existe, dice Gautier.

Cuando se toma en cuenta la desoladora pobreza de su repertorio, la aridez de su Parnaso, uno empieza a dudar si este bello axioma no significa simplemente la existencia de lo que no se puede expresar. En efecto, esta ignorancia, esta determinación de sólo ver al mundo exterior, es el secreto de su seguridad, de ese tono perentorio que también encontramos en los Goncourt, del mismo modo que la continua conciencia de lo inexpresable como la impotencia a la vez que el deseo de expresarlo, son el secreto de la angustia de Vigny, a quien es fácil oponerle.

Sería injusto no concederle a Théophile Gautier cierta conveniencia de la forma ante la ausencia de fondo: brillo, resplador, netos contornos…Me gustaría poder alabarlo más, pero, ¡ay!, en los tres volúmenes de versos que nos dejó hay poquísimas estrofas en las que no se nos atore una incorrección, pobrezas, vocabulario y sintaxis impropios, llanezas que nunca o casi nunca concentraríamos en Banville. Parece ser de Mendes.

Insisto, no estoy buscando lo peor; al contrario, acepto el gusto de sus admiradores; pero intenten leer Tinieblas, “aquella prodigiosa sinfonía -decía Baudelaire- que nos recuerda a Beethoven”.

*** 

Y seguimos leyendo en Baudelaire: “Nuestros vecinos claman por Shakespeare y Goethe!, nosotros podemos contestarles con Victor Hugo y Téophile Gauthier.” Pero nosotros nos negamos a presentarnos a este juego de paralelos, de desastrosas comparaciones, que siguen el modelo de la fórmula popular: “el poro es el espárrago del pobre”, fórmula que no se sabe para quien es más injuriosa, si para el espárrago, para el obre o para el poro.

Sí, Gautier ocupa un lugar considerable; lo lamentable es que lo llene tan mal.

(Texto tomado del libro “Al filo de la pluma” de André Gide publicado por la Dirección de Fomento Editorial de la BUAP en 1989.

 

Si eres un glotón, vaya al país de Jauja

Jauja

Vamos a continuar con los mejores libros  ¡Según su papá, claro! de la biblioteca de mi hija. Ahora le toca a un libro rarísimo: El país de jauja de Kasparavicius, en una versión libre del poeta Francisco Segovia. Hace unos minutos cuando iba a empezar a escribir esta reseñita tuve una corazonada que me dijo, a ver, a ver, qué tal si buscamos algo en la red antes de empezar. ¡Wow! ¡Qué bueno que lo hice! Lean lo que dice la señora Wiki cuando le ponemos El país de Jauja Yo no les voy a decir nada, ustedes lean y saquen sus propias conclusiones. Bueno, yo cuando leí el antecedente en lugar de molestarme se me hizo súper interesante, el mundo del libro, lleno de absurdos, mundos al revés, glotonería, sin sentidos, está narrado en verso altamente musical. El fragmento que más le gusta a mi hija es el siguiente:

Los peces-globo del hijito de las cañas de pescar y el fogón bien encendido bajo el agua de la mar. Si cada pez marcha solito a la mesa del lugar, donde encuentra muy buen sitio, va que vuela a su platillo cada pollo así y asá, cada pollo así y asado, cada pollo así y asá.

El libro no tiene desperdicio, las ilustraciones y la “historia” son buenísimas. Si lo leen con sus hijos unas cuantas veces verán que sus pequeños lo tendrán en la memoria y lo repetirán como pericos, ya saben cómo son.

Esta es una canción medio gacha que encontré sobre el país en el que quiero vivir.

 

 

Presentación de Lobos BUAP 2016

El día fue tremendo. Recorrí 7 kilómetros en mi bicicleta y saqué la lengua como perro en periférico. Claro, después de una semana de abandonarla y de abusar de los cigarrillos era lo más normal. Espero que esta semana no llueva tanto y que pueda andar en mi bici de aquí para allá.

IMG_5628

Bueno, les cuento que hoy la actividad principal fue la presentación de los Lobos, el equipo de mi Universidad. ¡Wow! ¡Cómo ha cambiado todo de ese equipo! Aún recuerdo cuando iba a los partidos en la Prepa Benito Juárez con toda la banda de San Baltazar Campeche, sí, hasta cerraban la calle, estacionaban camiones y camionetas y ahí se acomodaban para ver los partidos, las cervezas corrían de contrabando y las porras eran rudísimas: ¡que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, ese no es un portero es una puta de cabaret! Así se le cantaba al portero del otro equipo.

IMG_5624

Hoy la presentación estuvo súper profesional, la verdad uno se siente muy bien al ver el detalle cuidado, el amor que se le tiene al equipo. Yo por lo menos, ya voy a tener pretexto de comer cemitas con chela cada quince días. Por cierto, en la salida me encontré al Bigotes y me contó un chiste que no entendí.

 

 

¿Qué pasa cuando los crayones renuncian?

Crayones

Hace varios meses, casi de forma diaria, leo El día que los crayones renunciaron de Drew Daywalt e ilustrado por el Chuk Norris de la ilustración para chamacos Oliver Jeffers. No soy un especialista en literatura para niños, pero les puedo asegurar porque lo vivo en carne propia que es un libro súper efectivo. La idea es muy original, imagínate o teletraspórtate a los años en que ibas al jardín de niños y todo tu mundo era estar frente a las cartulinas en blanco y tú sólo ibas armado de un montón de crayones que tallabas con todas tus fuerzas para dejar plasmada tu obra de arte que seguramente le ibas a regalar a tu papá o a mamá.

crayón verde

Bueno, pues ahora imagínate que tus crayones de pronto se organizan para escribirte sus demandas. El morado se queja de por qué sólo lo usas para dibujar dragones, el gris para decirte que es mucha chamba siempre andar dibujando enormes elefantes y rinocerontes. Además por ahí hay un pleito entre el amarillo y el naranja por ver quién es el bueno para colorear el sol.

Lo mejor de todo es que mientras leo, recuerdo que en verdad, siempre dejábamos encuerado al crayón durazno y que al rosa siempre le hacía el feo por ser de niña.

En verdad, papá, mamá, tío, tía o lo que sea. Si tienes chamacos en tu casa, esta es una excelente lectura que no sólo le gusta a los niños, seguramente también te gustará y no te dará flojera leerlo todas las noches. Yo ya llevo meses contándolo casi del diario y mira, aún sigo vivo. Esa mancuerna entre Drew Daywalt y Oliver Jeffers resulta alucinante, ojalá se la pasaran haciendo libros todo el día.

Ay, ay, asústame mi Jaime López

IMG_5191_optPlaticando con mi gurú musical, el querido amigo Ricardo Téllez Girón, coincidimos en que los mexicanos no sabemos apreciar a nuestros grandes compositores. Bod Dylan es respetado por cualquier artista norteamericano, sin importar el género y aquí a duras penas y los conocemos. Bueno, pero basta de lagrimeo, ayer 27 de mayo de 2016, se presentó Jaime López y sus FlashBax. Un formato que no había tenido la oportunidad de escuchar: bajo, armónica y batería. Confieso que fui al concierto con una expectativa distinta, clásica, pero si algo tienen los buenos músicos, es que saben rehacer sus piezas, hacer nuevas versiones que, sin duda, siempre sorprenden y en algunos casos hasta llegan a molestar. Por cierto, nunca había visto a Jaime tocar el bajo, que por cierto lo hace muy bien. Eso me lleva a reflexionar acerca de la poca experimentación que hay en las bandas nacionales. La mayoría se casa con su instrumento; no sé si sea malo, pero finalmente te determina.

IMG_5200_optYa tenía rato que no iba al Karuzo, su nueva imagen me gustó mucho ylucía mejor con la banda contenta, puro conocedor que se sabía la mayoría de las rolas y ayudaba a Jaime a cantar. Aprovecho para felicitar a Itzel Sánchez, creadora del proyecto y es ella la que se rifa en la organización y el mantenimiento del lugar. Tarea nada fácil

 

 

 

 

Díaz Ordaz, Disparos en la oscuridad de Fabrizio Mejía Madrid

Disparos-en-la-obscuridad-OP

Como ya tuve oportunidad de comentarlo en el anterior post, las novelas del 68 más recientes, buscan nuevas formas y perspectivas de plantear el tema. Junto con Autor anónimo de Felipe Galván, el libro de Fabrizio Mejía Madrid, ahonda en la biografía de un personaje clave para entender mucho de lo que pasó en 1968. Galván trabaja la personalidad de Fernando Gutiérrez Barrios y Mejía Madrid lo hace a partir de la compleja personalidad del que fuera presidente de México en ese año: Gustavo Díaz Ordaz.

Lo que Fabrizio propone con su obra es hacer un recorrido biográfico de GDO a partir de ciertas fuentes, reportajes, imágenes que se han quedado en el colectivo, a partir de flash backs del propio GDO, quien desde el 21 de julio al 15 de septiembre de 1977, periodo de declive que comprende desde su salida como embajador en España hasta su muerte. En ese lapso, hace un recuento de su vida y se enfrenta con los fantasmas, con sus acciones que no sólo marcaron su vida sino la del país.

Llama la atención que el miedo ocupe un lugar especial en la vida de GDO, sentimiento que lo persigue, lo acompaña y lo moldea a lo largo de su vida. Lo que se plantea en el libro, es ese continuo enfrentamiento hacia los miedos del protagonista, enfrentamiento que lo va transformando en un personaje vil, sin moral que crea estrategias para ocultar sus traumas y lograr sus objetivos. El mostrarse lo suficientemente fuerte a partir del miedo que puede ejercer hacia los demás era su principal arma.

Continue reading

De cine…libro de Diana Miriam Alcántara Meléndez

IMG_4992

Yo no sé si a ustedes les pase lo mismo, pero gracias al cine soy (para bien o para mal) lo que soy…Y somos lo que somos, como país, como sociedad, como especie, en gran medida por el cine. En alguna ocasión, mientras estudiaba en el Colegio de Letras, (por cierto que estudié letras porque era lo más cercano al cine; el CUEC, el CCC no estaban en dentro del presupuesto de mis papás). Regreso a la historia. En alguna ocasión una maestra del colegio nos lanzó una pregunta al aire: ¿Se han preguntado cómo eran los sueños en los tiempos cuando no había cine? Quiero decirles que con esa pregunta hasta desperté del sueño en donde me veía como Woody Allen recorriendo Manhatan, disparando con la alegría de Tony Montana o cantando Singing in the rain como Malcom McDowell célebre actor que encarnó a Alex DeLarge en Naranja Mecánica.

Woody_Allen_-_Take_the_Money_-_1969

            Bueno, pero quiero decirles que todas estas reflexiones viene de un aficionado al cine. Lo único que me gusta es verlo; ni de chiste me metería a una aventura como esas. Creo que todos los que estamos aquí presentes, sabemos que es una de las actividades más complejas ¡Y muy caras! a la cuál te puedas dedicar. Hay que tener un perfil, prácticamente de todólogo, para poder salir victorioso. Y aquí es donde hay que empezar a hablar del libro de Diana Miriam, en donde plasma una serie de reflexiones que resultan vitales para todos los que quieren emprender la aventura. ¿Ustedes qué opinan? ¿El cine es un Arte? Creo que todos podemos afirmarlo sin mayor riesgo; pero hay que precisar que no se trata de hacer arte al estilo romántico en donde la bohemia, las musas y el mal de amores ayudaban. El cine es Arte, en el sentido en que es una disciplina que merece dedicación, talento, inteligencia, técnica, sin perder el sentido de que se trata de un producto que cuesta muchísimo dinero. La reflexión de Diana Miriam sobre el tema es la siguiente:

Mientras la industria se pregunta por la mejor manera de llevar historias hasta su público, el resto de los implicados, las productoras, las distribuidoras, los grandes complejos cinematográficos, las compañías que ofrecen servicios de tecnología al usuario, entre otros, deberán preguntarse respecto a los usos y costumbres del ciudadano promedio actual, quien habita en una época bombardeada por mensajes personalizados (publicidad, tecnologías), de rápido movimiento y dinamismo, de nuevas formas sociales, las cuales, tal vez sin darse cuenta, afectan también a la cinematografía. (17)

Aquí hay un punto nodal que hay que subrayar. Todos los implicados, necesariamente, tienen que formar un equipo y todo ese equipo debe ser coordinado por el director y el productor, es decir, un pie lo tenemos en el Arte y el otro en la Industria. En el cine, es necesaria la combinación, la suma de este tipo de talentos, pero entonces, se pregunta Diana: “Pero ¿por qué, si el cine es un arte, no se estudia como tal dentro de los programas básicos de los planes educativos y académicos?” Es una pregunta que quizá nos podamos responder entre todos. ¿Será necesario? Dejo abierta la pregunta.

naranja mecanica

            Lo que es un hecho es que el cine es una de los elementos culturales más fuertes de la sociedad contemporánea. Forma identidades, transmite ideología, rompe con las tradiciones, creo imaginarios, su poder es inmenso y eso lo saben y lo aprovechan los países con industrias cinematográficas desarrolladas; pero en lo que sí estoy completamente de acuerdo es que las escuelas deberían de servir de guías para ampliar la cultura cinematográfica de los alumnos:

“El reto consiste en crear y cultivar un público culto y exigente, abierto a las diversas corrientes y géneros cinematográficos. Se trata de hacer del cine un verdadero arte, el cual, con apoyo en las demás artes clásicas: literatura, teatro, danza, música, pintura y escultura, sirva como medio de comunicación humana, como expresión de la riqueza cultural, como fuente del filosofar, como instancia del ocio creativo y como recurso para construir un mundo más solidario, dejando de lado, por lo menos como criterio único de decisión, la lógica de la acumulación de capital”. ( 27)

Yo soy un simple consumidor de cine. Ir al cine, verlo en Netflix, conseguir películas raras, encontrar a gente que hable de películas raras son de las cosas que me hacen feliz. En ese sentido, la lectura del libro de Diana Miriam Alcántara Meléndez también me hizo muy feliz y ahora por su culpa estoy buscando algunos títulos que ella nos recomienda.

 

Autor anónimo de Felipe Galván

autor anonimo 4

Portada de Autor anónimo de la primera edición

No es la primera vez que Felipe Galván dedica un libro al tema del 68. Tengo en mi biblioteca por lo menos dos obras: Antología del Teatro del 68, publicada en 1999 y Octubre dos, historias del movimiento estudiantil cuya segunda edición vio la luz en el 2013. Así que, estamos ante un autor que además de haber vivido el momento histórico que significó el parte aguas para la democracia en México en el siglo XX, se ha ido forjando como un especialista de las expresiones literarias que han surgido a partir del 68.

Parte de ese interés es la publicación de la novela Autor anónimo, publicada en 2006, dedicada a la indagación no sé si con pretensiones de verdad histórica, pero sí psicológica de uno de los personajes “clave”, oscuros y odiados de la vida política de la segunda mitad del siglo XX de nuestro país. Me refiero a Francisco Gutiérrez Barrios, que en el texto aparece como Francisco Cetina Novelo, político mexicano que ocupó cargos de Gobernador, Senador, Secretario de Estado, Subsecretario, Director de la Federal de Seguridad, entre muchos otros puestos; sin embargo, es durante su estancia en Dirección Federal de Seguridad en donde se da a conocer como un hombre frío, cruel, corrupto, que actúa de forma disciplinada para reprimir a los estudiantes y a cualquier guiño de oposición al régimen:

Tú, el discreto y efectivo operador estrella de la Dirección Federal de Seguridad, tú el efectivo creador de pandillas paramilitares tlatelolqueras y sancosmesinas, tú el artífice de la lucha antiguerrillera, el paradigmático defensor de la continuidad partidaria en los últimos treinta años de tu partido en el poder, tú el gobernador de la ejemplar metodología disciplinaria en tu gobernado Departamento, te sentías ahora como un inútil senador nacional. (23)

Continue reading