Pablo Aguilar

¿Por qué Pablo Aguilar golpea a un árbitro?

pablo_opt

¿Quién de ustedes quiso ser árbitro de niño? Quizá uno que otro, pero realmente la mayoría sueña con ser un gran centro delantero, un portero salvador, no sé, aunque sea un jugador que se la pase en la banca. El árbitro desde que yo tengo memoria es el papel que nadie quiere jugar y el que lo hace a veces acaba mal: insultado, menospreciado y a veces hasta golpeado, como en el caso de Fernando Hernández Gómez, quien recibió un cabezazo por parte del jugador americanista Pablo Aguilar. Quizá en primera división apenas se esté viendo esta situación, pero en los llanos es común (aunque nunca correcto) que salgan golpeados los árbitros.

Ahora bien, ¿por qué se da esta situación? Lo más fácil es decir que fue un caso aislado en donde el jugador asume la responsabilidad del hecho.

Carballo le dio al clavo. ¿Por qué un jugador que gana miles, millones (y que es del América) debe de respetar a un árbitro que ha de ganar cien veces menos que él y que además no es una personalidad y que prácticamente no es nadie. El poder “real” de un jugador es mucho mayor que el de un árbitro, ya que su posición económica y social es infinitamente mayor. Es como cuando un junior choca y un policía de tránsito intenta detenerlo y recibe mentadas de madre, insultos y hasta golpes ¿por qué? Pues porque uno es rico y el otro no tanto.

Lo que estamos viendo en el fútbol mexicano es un reflejo más de lo mal que estamos en el país, la violencia es la peor cara de la ignorancia y es la que está minando nuestros escenarios de socialización cotidiana. Lo interesante fue la respuesta de los árbitros, una huelga que dejó sin futbol al país. Claro, son ellos, los que ahora nos están mandando señales y nos ponen el ejemplo.