Tag: Humor negro

Los Siete puercos mal contados de Hugo César Moreno

portada_puercos
Portada de la primera edición de Siete puercos mal contados de Hugo César Moreno

Después de mucho tiempo vuelvo a tener noticia de Los Bastardos de la Uva, un grupo de buenos bebedores que en alguna ocasión acompañaron a Eusebio Ruvalcaba en la presentación de su poemario Mariana con M de música. Fue un día intenso y espectacular y bueno, además de saberse divertir, Los bastardos, entre otras cosas, editan una selecta selección de literatura marginal, al principio desde su revista y ahora desde la editorial.  Bueno, no sé si realmente sea marginal, pero podríamos decir que es la literatura que jamás se editaría en sellos comerciales. En verdad y qué bueno.

Siete puercos mal contados de Hugo César Moreno, es una colección de relatos ideales para los que gozamos del humor intensamente negro, ácido y brutal. Hay que dejar en claro, que si eres de los lectores que te ofendes con rapidez, mejor busca otra opción para pasar la tarde. Entonces, una vez hecha la advertencia…

Si bien, el título, la portada son elementos fundamentales para enganchar con el lector, quiero decirles que los títulos de los relatos son los mejores que he visto en los últimos años: “El inefable ataque del mundo bizarro ocasionado por una vagina perdida” o qué tal: El heroico relato de las justas acciones del Comando Defensor de los Vegetales (Codeve) y el triunfo de los especistas” o “El jotísimo descubrimiento del camarero en el Gay friendly hotel de jototitlán pueblo mágico, en medio del guayabal”. ¿Qué tal? Verdad que son muy buenos… Y lo mejor de todo el libro, sin duda, son las reacciones que puede dejar al lector. No creo que sea un libro que se te pueda olvidar a los pocos días después de leerlo. Lo odias o de plano sueltas la carcajada, como fue mi caso. Continuamente el texto pudo divertirme, la crítica en forma de humor de Hugo César Moreno demuestra que la capacidad de observación de las formas cotidianas de vida de las ciudades occidentales (chilangolandia) que juegan a la “modernidad”, a una especie de evolución que desconcierta y que a veces se dibuja como absurdos dignos de una buena broma.