#DeEsoSeTrata

Nunca le hice caso al librito de franquicias: Arturo Martínez, dueño de MacCarthy´s

Lo prometido es deuda, ya está aquí la entrevista con Arturo Martínez, dueño de MacCarthys en donde platicamos sobre su aventura como emprendedor, cómo fue que nació esta gran empresa, pero además, sobre su espíritu que a muchos nos encanta: el rock and roll.

Ricardo Cartas: ¿Cómo estás, Arturo?

Arturo Martínez: Hola a todos, sí son diez años de muchas historias, son diez años de darle al rock and roll, no nada más en Puebla, ya estamos en diversas ciudades, en varios países y ahí estamos picando piedra bajo la misma filosofía. Al final de cuentas buscamos que la gente se olvide un poco de las broncas que tienen afuera y que de repente lleguen a un lugar y se puedan despabilar tantito. Obviamente no somos una marca perfecta, no somos perfectos, nos falta un chingo, mucho trabajo por hacer y trabajaremos para que esto siga así. ´

Ricardo Cartas: Claro, oye, pero MacCarthys fue tu primer negocio, cómo fue que llegaste a esa fórmula, a esa ecuación de tener estos colores, esta música, las alitas; que finalmente es una suma casi perfecta.

Arturo Martínez: Es una formulita, es una formulita que se ha ido alimentando con el tiempo, la verdad es que le hemos ido dando o tratando de encontrar siempre el punto medular para que la fórmula siga cambiando. Es una fórmula viva, no es una fórmula muerta que se va adaptando conforme pasan los tiempos, obviamente ya no soy el mismo chavo, aunque me vea chavo no estoy tan chavo. Esta propuesta viene desde la creación, dado que yo no tenía experiencia en el ramo restaurantero, había tenido por ahí un restauran bar hace muchos años cuando recién salí de la universidad, pero lo dejé porque me fui a vivir a Canadá siguiendo el sueño canadiense, estuve viviendo tres años allá y siempre me dediqué al tema de marketing, publicidad y todo este rollo.

Cuando regresé estaba trabajando bastante cómodo en una agencia de publicidad, cuando de repente llegó un momento en el que dije no, tengo que cambiar y empezar a buscarle y siempre traía este como chip de querer emprender en el tema del rock, el tema de las alitas, en el tema del restaurant, del entretenimiento principalmente, porque al final de cuentas queremos eso, vender entretenimiento y estar en que queremos que la gente se la pase bien, que esté un rato muy a gusto y así fue como como salió MacCarthys.

Realmente nos juntamos un grupo de amigos muy creativos a los cuales les agradezco muchísimo porque un día les dije: oigan traigo esta idea, hay que echarla a andar a ver qué sale y empezamos a trabajar a marchas forzadas porque el local que queríamos, donde queríamos emprender, donde está el primer MacCarthys, lo estaba peleando otra marca. Sí, fueron cinco días, noches y tardes dándole 24 horas, muchísimo café, pero salió porque teníamos el tiempo atrás, y de que pasaron los cinco días a que logramos ejecutar y poder abrir, perdimos 40, 45 días muy rápido y de ahí vienen todos los problemas, problemas que tiene cualquier emprendedor.

La gente que es decente no es lectora, pues yo creo que ellos (narcos) menos: Elmer Mendoza

Ricardo Cartas: Haciendo un recorrido de tu obra y tu vida es importante entender los temas culturales que conforman tu personalidad, así como esos mundos por los cuales está compuesto este país. Tú lo has comentado en diversas entrevistas “el norte” responde a valores distintos, pues contrastan con los valores del resto de la República, cómo se vive junto al país más poderoso del mundo.

Elmer Mendoza: Sí, yo creo que la práctica, (y voy así a decirlo) del nacionalismo es muy intenso, es fuerte y es muy significativo. Además, porque la gente que vive en la frontera, de este lado todos los días tiene contacto con el país más poderoso del mundo como lo mencionas, pero puede tener dos, tres o diez tipos de contacto. Es decir, con alguien que lo trata bien, pero también con alguien que lo trata mal y lo que haces es como tomar conciencia de quién eres, qué eres, en dónde naciste, qué significa ser mexicano ahí y digamos hay instrumentos culturales que nunca se desprecian como la música, aprender el idioma, leer la literatura americana y la literatura chicana que es la mezcla.

R C: La música es un elemento importante en tu vida.

 E M: La música claro, el cine, es parte de un conjunto muy interesante de manifestaciones culturales que operan de los dos lados. En el 2001 cuando vino la catástrofe de las torres gemelas uno de mis amigos escritores dijo: he perdido un país cuando ya no dejaban entrar a los mexicanos. Y todos nos quedamos así, en esa pérdida. Fue una infinidad de gente que había llorado, llorado por eso, porque les pegó mucho. Después cerraron la frontera. Y bueno, tardó tiempo en reestablecerse y sirvió para identificar que hay una comunidad que vive en ambos lados de la frontera pero que son lo mismo.

R C: Claro, y se nota mucho esto en Tijuana. He leído varias crónicas en donde se cuenta que antes de esa tragedia era muy común ver a músicos importantes echando relajo por allá. Nirvana tocó en Tijuana. Ibas a una bar y de pronto te sentabas junto a Björk. Y de pronto se interrumpió ese intercambio cultural, fue toda una tragedia para los jóvenes de ese momento.

 E M: Es que fue tremendo, por ejemplo, mi generación, de esto que mencionas, nosotros veíamos ahí a un Jim Morrison que ya estaba hasta el transe.

 R C: Hasta las chanclas.

 E M: Hasta las chanclas así, en Ensenada lo vi en una cantina muy famosa que se llama Hussongs, él estaba pisteando y la clave era que no había quien lo molestara para que el tipo estuviera a gusto y volviera. Yo vivía en Culiacán y me iba a San Luis y de San Luis los fines de semana siempre nos íbamos a rolarla a la Revo, a la Calle Revolución de Tijuana que era donde estaba todo, era donde nos juntábamos los gringos, las gringas, mexicanos, mexicanas y a darle toda la noche, convivir, estar ahí, hacer todo. Es decir, es como un universo que yo creo que nos define a nosotros como una unidad cultural pero dentro de nuestro país.

Si no logramos ganar la batalla de bajar el precio nos quedamos a la mitad de los posibles lectores en México: PIT II

Hace unos días tuve la oportunidad de entrevistar a Paco Ignacio Taibo II, el actual Director del Fondo de Cultura Económica quien no deja de sorprender a la gente por sus acciones y posturas para sacar del encartonamiento a las instituciones culturales.

Como ustedes ya saben, la ciudad de Puebla está de celebración por y para la lectura. La Fiesta del Libro 2019 puso en manifiesto la pasión por los libros, pero también su necesidad de llegar a más rincones y nuevos públicos. Este evento organizado por el Ayuntamiento de Puebla, la Brigada para leer en libertad y la asociación Letras sin fronteras, a través del Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMACP) busca hacer de la lectura una forma de vivir para las poblanas y los poblanos.

Dentro de las actividades del programa figuraba el mano a mano entre el escritor colombiano Nahum Montt y Paco Ignacio Taibo II. Este último, irreverente promotor de la lectura, en su discurso inaugural ponía en manifiesto los grandes retos de la misma, la cual enmarcaba como un acto revolucionario. De ahí que fuera inevitable descubrir un poco más de las acciones de Paco Ignacio Taibo II en torno al fomento a la lectura.

De hecho, él fue el orador más aplaudido dentro del acto de inauguración. La gente lo esperaba por todas las salidas para arrancarle una foto, el autógrafo o símplemente saludarlo. Yo creo que nunca había visto a un “directivo” cultural con tanta empatía con la gente. Y él estaba encantado. No se negó a nada, platicaba, se hacía espacio para caminar, maniobraba con su cigarro, fotos, ey Paco, sonreía, hasta que Andrés, un buen amigo de Paco le dijo: Aquí está Ricardo Cartas de Radio BUAP y entonces Paco me miró y les dijo: a ver, voy a dar una entrevista y regreso con ustedes. Nos saludamos y él tomó la batuta para buscar un espacio.

-Si quieres te voy haciendo la entrevista mientras caminamos –le dije, pero no me hizo caso. Paco se recargó en uno de los postes del alumbrado del zócalo y sacó un cigarro sin prenderlo. Me volvió a mirar como diciendo: ¡arráncate cabrón!

Ricardo Cartas: Paco, ¿Cuál es el significado de que los libros estén tomando la plaza central de Puebla?

Taibo II: Yo creo que forma parte de esta campaña que iniciamos hace un mes con Andrés en Mocorito, Sinaloa y ahora venimos sumándonos a la iniciativa del Ayuntamiento y la Brigada, pero estamos en la misma lógica: ferias de libros con debates, libros baratos, lanzamientos y sobre todo calidad y bajar el precio. Si no logramos ganar la batalla de bajar el precio nos quedamos a la mitad de los posibles lectores en México.

RC: En relación a las políticas de fomento a la lectura, en animación a la lectura en jóvenes, niños, adultos, ¿tenemos alguna política?

Taibo II: Tenemos no alguna, algunas en plural. Estamos experimentando mecanismos novedosos en centros de Educación Media, como hacer juegos de roles que giran en torno a una novela o crear clubs de lectores en las Normales, para que trasmitan el amor por el libro a sus futuros alumnos los maestros normalistas. Luego el otro programa es seguir armando la red de clubs de lecturas para impulsar la lectura en todo el país. Llevamos cinco encuentros regionales en un mes. Estuvimos en el centro de Sinaloa, en Nayarit en Uruapan, en Tixtla y aquí.