Author page: Ricardo Cartas

Nunca le hice caso al librito de franquicias: Arturo Martínez, dueño de MacCarthy´s

Lo prometido es deuda, ya está aquí la entrevista con Arturo Martínez, dueño de MacCarthys en donde platicamos sobre su aventura como emprendedor, cómo fue que nació esta gran empresa, pero además, sobre su espíritu que a muchos nos encanta: el rock and roll.

Ricardo Cartas: ¿Cómo estás, Arturo?

Arturo Martínez: Hola a todos, sí son diez años de muchas historias, son diez años de darle al rock and roll, no nada más en Puebla, ya estamos en diversas ciudades, en varios países y ahí estamos picando piedra bajo la misma filosofía. Al final de cuentas buscamos que la gente se olvide un poco de las broncas que tienen afuera y que de repente lleguen a un lugar y se puedan despabilar tantito. Obviamente no somos una marca perfecta, no somos perfectos, nos falta un chingo, mucho trabajo por hacer y trabajaremos para que esto siga así. ´

Ricardo Cartas: Claro, oye, pero MacCarthys fue tu primer negocio, cómo fue que llegaste a esa fórmula, a esa ecuación de tener estos colores, esta música, las alitas; que finalmente es una suma casi perfecta.

Arturo Martínez: Es una formulita, es una formulita que se ha ido alimentando con el tiempo, la verdad es que le hemos ido dando o tratando de encontrar siempre el punto medular para que la fórmula siga cambiando. Es una fórmula viva, no es una fórmula muerta que se va adaptando conforme pasan los tiempos, obviamente ya no soy el mismo chavo, aunque me vea chavo no estoy tan chavo. Esta propuesta viene desde la creación, dado que yo no tenía experiencia en el ramo restaurantero, había tenido por ahí un restauran bar hace muchos años cuando recién salí de la universidad, pero lo dejé porque me fui a vivir a Canadá siguiendo el sueño canadiense, estuve viviendo tres años allá y siempre me dediqué al tema de marketing, publicidad y todo este rollo.

Cuando regresé estaba trabajando bastante cómodo en una agencia de publicidad, cuando de repente llegó un momento en el que dije no, tengo que cambiar y empezar a buscarle y siempre traía este como chip de querer emprender en el tema del rock, el tema de las alitas, en el tema del restaurant, del entretenimiento principalmente, porque al final de cuentas queremos eso, vender entretenimiento y estar en que queremos que la gente se la pase bien, que esté un rato muy a gusto y así fue como como salió MacCarthys.

Realmente nos juntamos un grupo de amigos muy creativos a los cuales les agradezco muchísimo porque un día les dije: oigan traigo esta idea, hay que echarla a andar a ver qué sale y empezamos a trabajar a marchas forzadas porque el local que queríamos, donde queríamos emprender, donde está el primer MacCarthys, lo estaba peleando otra marca. Sí, fueron cinco días, noches y tardes dándole 24 horas, muchísimo café, pero salió porque teníamos el tiempo atrás, y de que pasaron los cinco días a que logramos ejecutar y poder abrir, perdimos 40, 45 días muy rápido y de ahí vienen todos los problemas, problemas que tiene cualquier emprendedor.

Un cuento sobre The Cure: Repítela siete veces Smith

El Chale, mi profesor de historia dice que me parezco a Robert Smith por las greñas y porque siempre ando de negro. Me gustó la idea, The cure era lo que más amaba en la vida. A partir de ese momento me convertí en Robert Toledo o Chuy Smith, sí, con todo y lentes oscuros. Así andaré por la vida –me dije desde ese momento. Robert por aquí, Smith por allá. Hasta mis papás me decían así y yo era feliz.

Los tres, Diana, Diego y yo siempre andábamos vestidos de negro. Claro, los tuve que educar con todos los discos y videos de The Cure. Les encantó. También nos pusimos las gafas y eso era señal de: “aquí no pasa nada, aquí no hay frío, el mundo se podría estar cayendo, pero con mis gafas veo al mundo como quiero verlo”.

En la última semana de clases, nos avisaron que la mamá de Diego había muerto. Diana y yo somos sus mejores amigos y entonces lo fuimos a ver a su casa. Diego estaba como si nada. Nos pidió que lo acompañáramos y eso fue lo que hicimos. Los tres, junto con su papá cara de pizza fuimos hacia el panteón donde la iban a enterrar. El señor nos dijo que mejor no bajáramos del auto, que nos esperáramos hasta el final para que Diego no la pasara tan mal. Entendimos y estuvimos de acuerdo. Diego ni siquiera le contestó, pues como casi siempre Diego estaba jugando con su teléfono. Fue Diana la que le dijo que no se preocupara, que nosotros íbamos a cuidar a Diego. El señor se fue y Diana le subió al estereo. Era una tarde sin frío ni calor, como casi todas las tardes de Ciudad Perla.

Los tres estábamos metidos en nuestros teléfonos cuando escuchamos un golpe en la parte de atrás del auto. Fue como si una mano gigante hubiera golpeado la cajuela del auto. Cuando volteamos sólo había tres señoras elegantes y al parecer inofensivas, con unas mascadas negras que les cubrían gran parte del rostro. Lo único que se les alcanzaba a ver eran sus enormes narices.

-¿Ya viste qué mujeres tan raras? –le dije a Diana.

-Tienen la misma nariz, de seguro las hicieron con el mismo molde. Son como unos cuervos enormes.

-¿Crees se hayan escapado de un circo? –me preguntó Diana con una sonrisa nerviosa.

Las señoras se asomaron por las ventanillas, pegaban sus enormes narices hasta empañar los cristales. Como llevaba mis gafas oscuras podía sostenerles la mirada sin ningún problema, pero Diana comenzó a desesperarse.

-¡Qué onda con esas señoras!

-Tranquila, mira, no hacen nada –le dije a Diana, mientras se acercaba a la ventanilla para darles un besito en la punta de la nariz, claro, detrás del cristal.

-¡No seas asqueroso! –gritó Diana.

-Ah, con que te pones celosa. ¿También quieres tu beso?

-No jodas Chuy, estas mujeres son unas brujas y tú ya despierta –le dijo a Diego sin que éste saliera de su estado de hipnosis.

Las mujeres se pusieron frente al auto. Hablaban entre ellas y después nos señalaban

-A ver, bájale, ¿qué es lo que dicen?

-Creo que quieren que bajemos.

Diego también lo escuchó, suspendió por un segundo el juego en su celular.

-Las señoras cuervo siempre han sido así; pero ni se les ocurra bajar –dijo Diego.

-¿Qué dices? ¿Señoras cuervo? ¿Entonces las conoces? –preguntó Diana alteradísima.

-¿Conocerlas? Diana, por favor, cómo no las voy a conocer si son mis tías. Son las hermanas mayores de mi papá –le contestó Diego, sonriendo. Son unas viejas locas que siempre odiaron a mi mamá, pero cuando les digo que están locas no es en un sentido figurado, las pobres se han pasado toda la vida en psiquiátricos.

-Se nota

-Oye, están hablando mal de tu mamá en su entierro, eso no se vale –le dijo Diana muy ofendida.

-Siempre lo han hecho, por eso no te preocupes, en el fondo son buenas mujeres, brujas, feas, locas, pero de ahí en fuera son como cualquier persona.

-¿Y cómo las soportan? -dijo Diana

Las mujeres cuervo suspendieron su verborrea y se acercaron hacia el lado en donde estaba Diana.

-No te recomiendo que hables de ellas. Las tías se ponen mal cuando se enojan.

Diana cambió el tema de inmediato y las mujeres cuervo volvieron a enrrollarse en sus trapos. El silencio era molesto. Diana era hiperactiva y yo me moría de ganas por ir a ver las tumbas.

-¿Podemos ir a ver? –le pregunté en secreto a Diego.

-¿Ver? Pues ni que fuera circo -contestó Diego sin dejar de jugar con su teléfono.

Vi de lejos al papá de nuestro amigo, se despedía de los familiares uno por uno. Cuando llegó al auto abrazó a las señoras cuervo y se quedó con ellas platicando unos minutos. Las tías de Diego se mostraban alteradas, algo le reclamaban a su hermano, pero no pudimos escuchar nada. El señor terminó desesperándose y las dejó hablando. Abrió la puerta del auto, respiró profundo y nos miró.

-¿Se pueden quedar aquí un momento? Diego y yo vamos a despedir a su mamá.