Querido Charly:

La primera vez que fui al Chopo me gasté todo el dinero que llevaba en cintas de grupos desconocidos pero que eran del sello Discos y Cintas Denver. Lo conocía porque tenía material del TRI y algunos piratas que conseguía en la cuchilla, aquí en Puebla. Claro, les estoy hablando de los 90´s, nada que ver con lo que vemos hoy en ese lugar. Entre las cintas que compré en esa ocasión, estaba el clásico “Suicida” del grupo Vago. Cuando lo escuché, dije ¡Ay guey! ¡Qué es esto! Algo me atraía de esa banda y no era precisamente su calidad, quizá el espíritu rockanrrolero, el desmadre, las historias. Sobre decir que a la mayoría de mis amigos esa banda y en especial tu voz querido Charly les provocaba cierto escozor, efecto que yo agradecía: ¡Provocar!

Recuerdo que por aquellos años teníamos un amigo que era metalero y pudiente. Una mezcla rara, pero que se da mucho en el metal. Era de gustos refinados y un día llegó a mi casa y le puse a Vago y a Bostik, el tipo casi se moría, pero ni madres, era mi casa y se tenía que aguantar. Después alguien me contó que le había salido un gusano del oído.

Cuando entré a la prepa Zapata, la mayoría de la banda era salsera, había muy pocos rockers y los que habían eran medio fresas: punks de boutique, La banda que yo consideraba más neta era la sonidera. Con ellos la llevaba muy bien. En los recesos nos quedábamos en el salón a ensayar unos pasos (bastante complejos) y no faltaban las rolas tuyas, del Montana para cerrar la danza. Cada vez que escucho alguna rola del Vaquero Rockanrrolero me acuerdo del Chabelo, mi bróder de la Preparatoria y de la Normita, Normita, Normita del Santo Toribio Tlaxcala que era fan del Súper Changos Yes (un sonidero).

Nunca fui a uno de tus  conciertos, pero en alguna ocasión, mientras estaba sentado en una banqueta en la calle que aloja el tianguis del Chopo te vi llegar, todo vestido de negro, con tu cabello rubio (pintado, claro está) y con un tono de piel entre prieto y rojo que ejemplificaba muy bien el estado natural de un rocker siempre crudo, caído nunca. La gente se abría al verte pasar con tu banda. A un rocker neto, siempre se le respeta.

Leave a comment