Querido Francisco:

¿Pero qué le pasó? ¿Por qué tanto manazo a la pobre mujer que sólo quería conservar su brazo de recuerdo? Digo, cualquier grupie lo que más desea en el mundo es quedarse con alguna parte del cuerpo de su idolatrado. Podríamos decir que es algo normal, pero ahí va Francisco, el papá bonachón que vimos en la serie de Netflix triunfando por buena onda muy enojado por el arranque de pasión de la señora. Por cierto, si analizamos bien el video, la señora nunca dejó de sonreír. Soportó con la misma postura facial la sorpresa de verlo y después el “ay cabrón” de los manazos (por cierto, si ustedes ponen en el google la palabra “manazo” lo primero que les va a salir es el video de el Papa Francisco soltando sus tenga, tenga, tenga…. Y bueno, como dijera el sabio y visionario expresidente Enrique Peña Nieto: “Y aquí es donde les pregunto: ¿Qué hubieran hecho ustedes?” Sí, qué hubieran hecho ustedes, eh. Pues quién sabe, no sé, no creo que sea para tanto y menos cuando eres una persona tan famosa. Ahora si le molesta estar en contacto, pues que los vea de lejitos ¿no creen?

Así es que Francisco, usted tranquilo, tampoco es el fin del mundo. Peores cosas ha hecho la iglesia y andan como si nada. Ya verás, esto es sólo un meme que durará un par de días y tú y la iglesia seguirán en lo suyo. Aunque yo te recomiendo que para bajarle un poco a la mala impresión que dejaste, deberías de invitar a esa mujer a bailar un tango. Entiendo que te gusta y a ella al parecer le gusta mucho tu brazo. Con un buen tango los dos quedan muy contentos y te amarán en las redes.

Salud

Leave a comment