Queridos míos:

¿Cómo va la nueva vida? Espero que muy bien. Pues yo aquí de metiche, ya saben que casi no se me da. En primero lugar quiero decirles que los comprendo a la perfección, lidiar con las costumbres familiares siempre es un dolor de huevos. Yo cómo me acuerdo de todos los choros de mi mamá que me atormentaban cuando era niño: “Saluda pinche chamaco burro”, “límpiate esas chinguiñas”, no te eches pedos en las casa ajenas” y esas cosas. Les digo que los entiendo muy bien, ya no me tienen que decir nada. Ya me imagino a la abuela castrosa dándoles instrucción hasta de cómo echarse un mañanero. Me imagino que su abuelita ha de ser como el gran hermano, pero en su versión de chingaquedito y eso sí da mucho miedo.

Pero bueno, no les escribo para eso. Me entero que tanto llega su deseo de emancipación que quieren abandonar el Reino Unido e irse a Canadá- ¿No creen que eso está muy choteado? Es como de chamaquito aspiracional pensar una gran idea: ¡ya sé, me voy a Canadá! Aquí hay un chorro de gente así,, pero ustedes deberían pensar en algo más salvaje, algo que les saque sangre, sudor, lágrimas y sobre todo tener buenas aventuras para que después se la puedan contar a sus nietos. ¿Nunca han escuchado de Puebla? Es un lugar muy bonito, hay de todo y unas cemitas de lujo.Bueno, es bonito, pero también es medio salvaje. Para ustedes les saldrá muy barato comprarse un depa donde pueden compartir todo su amor, salir los domingos en chanclas a comprarse unos tamales y su jugo de naranja o unas memelas. Por la noche se pueden ir a la terminar a cantar con el Paco Mostro y echar unas sangrías de lujo. Eso sí, deben de tener cuidado porque en cualquier calle les pueden dar baje con sus teléfonos. Ya se acostumbrarán. Pero si en verdad andan buscando emociones fuertes pues súbanse a un microbús o al ruta, uf, eso sí que les va a dejar muy buenas cicatrices. Y si algún día quieren salir a fresear nombreee, aquí hay un buen de lugares. Ahí tienen Cholula, algo me dice que les va a gustar. Ahí hay muchos güeritos como ustedes y comen sanamente y fuman mota y andan todo en la buena onda. Dense una vuelta, yo que ustedes lo consideraría como una opción. Si vienen yo les invito unos taquitos árabes o una comidita en Caldos Angelita. Ya ustedes verán lo que es amar a Dios…

Aquí nos vemos

 

 

 

 

 

 

Leave a comment