Dentro de la FICOMICS BUAP 2019 tuve la oportunidad de entrevistar a Roberto Iván González Vázquez, autor de la página de Facebook “Los románticos pendejos” y que anda estrenando libro. Aquí les dejo la charla que tuve con él.

Ricardo Cartas: Pase lo que pase, llegan los comics, llega la ciencia ficción, llega el metal no sé, llega cualquier cosa y el amor está en el centro de la discusión. Y además creo que no podemos separar el ser romántico con el ser pendejo.

Roberto Iván González Vázquez: La conjugación de las dos condiciones, de un romanticismo y la estupidez humana, algo así.

Ricardo Cartas: Creo que va un poco de la mano, es decir, cuando uno anda ahí medio enamorado, uno tiende hacer tonterías por decirlo de laguna forma.

Roberto Iván González Vázquez: Si, usualmente sí, yo siempre pregunto, ¿qué es lo más romántico pendejo que has hecho en tu vida? Y he encontrado historias fascinantes de gente que se va hasta Canadá, gente que la atropellan y va así a una cita con la pierna toda rota, atropellada, de decir es que me gusta mucho y no quería perder la cita. Gente que ha hecho pendejadas por estar enamorado

Ricardo Cartas: Cómo fue que comenzaste la página de Facebook “Los románticos pendejos”.

Roberto Iván González Vázquez: La página la inicié hace tres años, cuando ya no tenía mucho que hacer, estaba desempleado, tenía una librería, pero no le fue muy bien, me habían dejado, es decir, todo estaba para abajo. Había terminado la universidad, no tenía un trabajo chido y demás. Yo siempre quise ser escritor, me gustaba mucho escribir poesía, cuentos, entre otras cosas, pero me di cuenta de que los escritos usualmente no alcanzan a llegar al público. Los nuevos escritores tenemos que buscar alternativas para llegar a un público, entonces, hice una serie de dibujos a los que titulé “Los románticos pendejos”, les puse textos que ya había hecho alguna vez en poemas y así surgió.

Ricardo Cartas: Pero surgió como un acto de magia, porque en tres años ya tienes cerca de medio millón de likes en tu página.

Roberto Iván González Vázquez: Sí, la verdad es que fue todo muy rápido, o sea, desde el primer momento que subí los primeros diez dibujos, pasó un mes y ya tenía 10 mil seguidores. Al año ya tenía 100 mil seguidores y al año y medio ya tenía 300 mil y así, ahorita veo 430 mil seguidores y ya no sé donde meterlos.

Ricardo Cartas: Cuál crees que sea no el secreto, pero sí los elementos que hayan podido identificar tus textos con esa cantidad de público.

Roberto Iván González Vázquez: Yo creo que la empatía, es decir, yo no escribo tanto los textos, yo los encuentro en cualquier esquina. El otro día iba yo en la combi y había unos chicos atrás de mí y un chico le dice a su chica, no los vi, no les vi las caras jamás, sólo lo escuché: “no puedo creer que nadie se haya dado cuenta que tus labios son como un pequeño corazón y se veía completamente enamorado cuando le dijo: “no puedo creer que nadie te lo haya dicho cuando tus labios son evidentemente un corazón”. Ahí dije, aquí hay un romántico pendejo, o sea, esos se encuentran en todos lados y ya yo los voy acomodando.

Ricardo Cartas: Cuando te leo en Facebook, veo a un escritor que se ha quitado todos los filtros, limpio sin grandes pretensiones, muy sincero. Los dibujos son también muy sutiles, los diálogos; finalmente ese es el reflejo de lo que somos en la intimidad, en la vida cotidiana.

Roberto Iván González Vázquez: Esté bueno eso, no ponerse filtro, por qué autocensurarse, la gente tiene sentido común, el sentido común sabe qué decir, qué no decir, a quién puede ofender o cómo ofender, o de qué tema no es bueno hablar, etc. Pero una vez que te quitas eso podemos hablar de un montón de temas y ser sincero también con esos temas.

Ricardo Cartas: Qué es lo que te ha pasado con tus lectores, lo platicábamos con el Dee que a diferencia de otros eventos literarios, aquí los autores están atendiendo su propio stand, con lo cual te permite entrar en un diálogo directo con tus lectores, además de las redes sociales.

Roberto Iván González Vázquez: Ha pasado de todo, hace un mes fui a México precisamente a una presentación similar a un bazar y una chica se acercó y me dijo quiero este sticker que se llama último abrazo y me dijo, es que este billete me recuerda mucho a mi exnovio. Pero cuando me di cuenta ya estaba llorando, la abracé. Al final de cuentas eso es lo importante, los números están ahí, pero cuando te das cuenta de que ya hay un sentimiento detrás, que ya le tocaste una parte de su ser, ya es cuando dices, esto sí tiene frutos, aquí hay semillas que están dando frutos.

Ricardo Cartas: Llegamos al libro, después de toda esta peripecia de tu trabajo, de malos momentos, de buenos momentos con “Los románticos pendejos“, llega Lumen y te propone hacer el libro.

Roberto Iván González Vázquez: Sí, la verdad yo no me lo creía, desde España llegó la invitación. La editorial Random House me encontró, me mandó un mensaje y me dijo le interesaba mi trabajo. Hace un año empezamos la construcción de este libro y después fui a firmar contrato en diciembre. Después vino la producción, escribir y dibujar, fueron como seis meses de producción, las ideas ya estaban, ya venían desde antes.

Ricardo Cartas: Eso es importante, no vamos a ver en este libro las viñetas quería están publicadas.

Roberto Iván González Vázquez: Son principalmente viñetas nuevas.

Ricardo Cartas: Oye dónde lo vas a presentar, cuándo es la presentación oficial en México,

Roberto Iván González Vázquez: Todavía no tengo fechas, esta es la primera, esta es la primera ve que yo veo mi libro. Bueno, lo vi hace una semana, pero me lo prestaron. Estaba en una librería que lo tenía ahí en ese momento. La librería lo trajo para acá, pero me parece que ya estará a la venta.

Ricardo Cartas: Roberto muchas felicidades por este libro, muchos éxitos, que vengan más libros, que vengan más millones de seguidores en el Facebook y sobe todo que no pierdas contacto con tus lectores que es maravilloso y que puedas seguir abonando a los buenos contenidos en internet tanto hace falta.

Roberto Iván González Vázquez: Gracias, por cierto yo soy de la BUAP. Soy fruto de la BUAP

 

 

 

Leave a comment