Llegamos al tercer capítulo del podcast En busca de la cemita perdida. En esta ocasión estoy muy contento porque por fin el podcast ya está en Spotify y el Google Podcast. Así es que afortunadamente vamos a poder llegar a todos los golosos del universo con mayor facilidad. Bueno, en esta ocasión quiero hablarles un poco sobre la aventura de la grabación de este capítulo. Desde hace meses tengo amistad con la gente del Rosewood, un hotel muy conocido en el mundo como uno de los más prestigiosos. El hotel no necesita mucha publicidad, se vende solo muy bien con los turistas extranjeros; sin embargo, están haciendo una estrategia para acercar al público de Puebla.

Así es que me invitaron a conocer el hotel y en verdad estaba sorprendido, ¿qué hacía un valedor de San Baltazar Campeche en uno de los hoteles más lujosos de Puebla? Aún no lo sé, pero yo estaba ahí como si nada entre los salones elegantes y los lavaderos que lucen muy bien junto al bar. Cuando sea rico y afamado me iré a echar un pulquito por ahí con todos ustedes. Y bueno, en realidad me llamó la atención por el menú que iban a ofrecer durante el evento. les cuento rápido que la administración del hotel armó las noches de Cúpulas y Espuma , donde puedes pasar un ratón con tu novio, novia o pior es nada en una de las vistas más aquí de Puebla. Desde esta terraza puedes ver gran parte del centro histórico y desde tu sillón de lujo y echando un champagne te explican sobre la historia de Puebla y sobre todo de la historia de las cúpulas poblanas. Me gustó mucho la idea de pasar un rato escuchando a un especialista sobre la historia de tu ciudad.

Con Jon hablando sobre las cemitas

Sin embargo, yo ya andaba nervioso porque la verdad, la verdad, la historia de Puebla como sea, yo iba en busca de la cemita de pato confitado que me habían prometido. Las tripas casquivanas ya estaban reclamando:

(Tripa 1) -Ya ves por venir a lugares tan fresas

(Tripa 2) -Carajo, en este momento ya estaríamos en la tercera cemita de carnitas

(Tripa 3) -Yo ya mejor ni hablo

(Yo) -Calma, calma mis casquivanas. No hay mejor virtud que la calma y la paciencia. Ya llegará el momento en que se puedan atascar como Diosito manda.

Pero la verdad ya estaba dudando de mi fe y mi paciencia. Escuchaba por una lado la explicación sobre la historia de Puebla y por otro escuchaba una manifestación casi como de la antorcha campesina en mi panza. Hasta que….

Exacto, llegó la charola de cemitas de pato confitado.

-¿Quiere una señor? -me preguntó el mesero muy educado.

-No, muchas gracias -le respondí, siguiendo mis reglas de etiqueta

-¡Qué etiqueta ni qué la chingada! ¡agarra todas! -me gritó una de mis tripas a punto del colapso.

-Pruébelas señor, ándele.

-Está bien, nomás porque usted me insiste.

 

Cemitas de pato confitado

Agarré un plato y me serví tres. No piensen mal, lo que pasa en que son cemitas pequeñas, para botanear. El sabor me gustó y es muy parecido al estilo de las cemitas de los arcos con todo y el tipo del pan. En total me comí cinco y dije hasta ahí. Entonces me puse a reflexionar sobre la increíble vitalidad de la cemita en Puebla, su plasticidad para incorporarse a cualquier tipo de escenario. Tuve la oportunidad de platicar con Jonathan Alvarado, el chef que preparó estas cemitas y platicamos largo y  tendido sobre cómo llegó a la preparación de este tipo de cemitas y del respeto y admiración que le tiene a la comida poblana. Me gustó mucho platicar con Jonathan sobre su obra como Chef.

Estaba muy feliz y muy contento, así es que se me ocurrió subir unas fotos al facebook para compartir mi felicidad. Hubo comentario de todo tipo, desde “ay pinche cartas, pues tandràs mucha lana para ir a esos lugares” o “¿y neta están buenas?”, pero el que se la prolongó de manera versallesca fue el querido José Israel Vega Moreno quien de plano me reclamó que por qué me estaba comiendo unas cemitas Fifís. ¡Hombre! Me estaba muriendo de la risa al leer el comentario y bueno, pues la adopto para abrir una capítulo sobre esas cemitas que se venden lugares fifís, claro, sin ánimo de molestar a nadie. Bueno, aquí les dejo el podcast y nos leemos y nos escuchamos en los próximos días.

 

.

Leave a comment