La historia comenzó así. Hace unos días fue el primer Festival Festival de la Cemita en su barrio cósmico El Carmen.

Como buen @PipopeGoloso me apunté de inmediato y acomodé todo para poder ir y ver qué de nuevo podía haber en el Primer Festival de la Cemita Click To Tweet

Tenía la sospecha de que iba a estar lleno, porque desde el sábado me mandaban mensajes para recomendarme que si iba, debía llevar mi banquito para soportar las colas kilométricas. Y yo que pensaba que el banquito (casi siempre amarillo o rojo) era producto de algún anarquista desquiciado en busca de las rupturas estéticas; pero no, en verdad que sí son necesarios.

Aquí te dejo un artículo sobre la Historia de la Cemita Poblanuca

Iba corriendo, en chinga loca porque había quedado de verme con mis hermanas. Jadeaba por las calles del centro, yo me imaginaba como un maratonista a punto de llegar a la meta, pero que en lugar de obtener una medalla veía una enorme semita de milanesa.

Revisé mi teléfono y mi hermana me había dejado un mensaje en el whatsapp: “Me voy, esto está hasta la madre”.  Quise asomarme a los puestos en busca de mi cemita, pero realmente estaba hasta la madre.

Así que me fui en busca de una cemita de mariscos en La Morsa (ya después les platicaré sobre esta maravilla)

Estando en la sobremesa vi un post de mi amigo el Chamán Chelero en donde presumía que habían ganado el primer lugar del Festival de la Cemita con algo así: “Cemita de mole de hoja de aguacate”. Lo leí varias veces y no pude entender de qué se trataba esto, así que le escribí para que me ayudara a entender. Así es que le hice una llamada a  Andrea Velázquez, creadora de la cemita de mole de hoja de aguacate.

Andrea Velázquez

Aquí va unos fragmentos de la charla que tuve con la Chef del Beso de Malta (lugar donde usted puede probar esa extraña cemita)

RC: ¿Cómo se generó la idea de esa cemita?

AV: Después de haber cursado un diplomado en rutas gastronómicas, -aunque aclara enfática Andrea Velázquez, que no se trata del típico curso en donde vas a restaurantes donde pruebas distintos platillos-. En este diplomado estuvimos diez personas de distintos lugares de la república y nos salimos a lugares en donde no había ni luz. Ahí no hay acceso a la licuadora, internet. Inclusive había lugares en donde la camioneta no llegaba y nos teníamos que bajar para caminar para llegar a nuestro destino.

Esta experiencia me cambió la vida y una de las cosas que más me sorprendió es que ahí la gente no compra alimentos, todo lo siembran y se comen todo: raíz, fruto, hoja y lo que se queda en la leña, nada se desperdicia.

Por ejemplo, en Jalisco vi cómo se hacía una salsa con las hojas del huaxmole y en Tabasco se hace un té con las hojas de canela en lugar de la corteza y entonces a mí me llegó la idea de hacer una cemita con la hoja de aguacate. Imagínate, ahora es temporada de aguacate y a la hoja nadie le hace caso, es como un desperdicio. Ésta a veces se utiliza para las enfrijoladas, prácticamente es un adorno.

RC: Me costó trabajo entender el concepto de mole de hoja de aguacate

AV: No sabía muy bien cómo ponerle, porque prácticamente hicimos un mole con la hoja de aguacate.

RC: ¿Qué opinas de los puristas de la comida tradicional?

AV: Sí, en el Festival me tocó que la gente se acercara y nos preguntaban ¿qué vendes? Y cuando les decía cemitas de chalupa con chapulín y cemitas de hoja de aguacate, la gente nos repetía: “no, yo quiero de milanesa porque la cemita es de milanesa”. Y yo creo que no hay que casarnos con una idea. De hecho, hasta los de los otros stands nos catalogaban como cemitas gourmet. Pero en realidad sólo estamos haciendo comida mexicana, tratar de rescatar ingredientes que han sido olvidados.

 

Así es que si están planeado ir a comer algo distinto o hacer una apuesta con alguien que se crea muy cemitero, pues aquí les dejo esta recomendación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comment

  • Ricardo
    Posted July 14, 2018 2:37 pm 0Likes

    Nunca supe qué es la camita de mole de hoja de aguacate.

Leave a comment