¡Ay las mamás!

Vamos a dejar la cursilería sobre el 10 de mayo y qué les parece si hablamos del lado oscuro de las mamás. La mía, que ya está en el cielo desde hace unos meses era un caso. Era bastante ruda y ahí les van algunas anécdotas que ahora me hicieron pasar un 10 de mayo distinto. Debo de reconocer que a mis hermanas les tocó una versión de mamá mucho más cabrona que a mi.

Aquí un breve top para hacer un homenaje a mi madrecita santa:

Frase 1: ” De una vez les digo ( a mis hermanas) que si salen con su panza, yo no voy a ir a buscar hombre para que se case con ustedes”

Frase 2: “Sigue protestando y hasta allá vas a recoger tus dientes podridos”

Frase 3: “Te gusta macho, pues a la cocina”

Frase 4: “Perro que come mierda no se le quita la maña”

Frase 5: “Pinche apestoso, corta un limón”

Bueno, esta son las que escuchábamos de forma cotidiana en nuestro hogar. Como colofón, les voy a platicar sobre una aventura cuando era niño. Resulta que en la primaria mis amigos y yo grabamos un kct con algunos chistes. Claro, eran los tiempos en Polo Polo hacía de las suyas. Entonces yo grabé uno: “De chiquito yo era tan chingón, tan chingón que en lugar de darme chichi me daba las nalgas”. Ya se imaginarán las risas. Para no hacerla cansada, resulta que ese kct llegó a manos de la directora, quien tuvo la maravillosa idea de enseñárselos a todas las mamás en el día de las madres.

Llegamos a la casa y mi mamá estaba muy tranquila. Yo estaba sentado esperando a que me sirviera la sopa de fideos cuando soltó la pregunta:

-¿Oye Ricardo, a qué te supieron mis nalgas?

Silenció y después vino un zape que sonó seco.

¡Ay las mamás!

Leave a comment