Sí, sí salí en el programa de Chumel Torres

IMG_20170319_111949_opt

Equivocarse es de lo más vergonzoso y traumante. Bueno, en realidad nos han enseñado que es vergonzoso y traumante, así como nos han enseñado (en su momento) que el tenedor debe ir a la izquierda y el cuchillo a la derecha; acuerdos sociales que funcionan como inhibidores creativos. Si hacen memoria y recuerdan las escenas de cuando te pasaba tu maestra de primaria a exponer el tema del día anterior y aunque sí habías repasado, la situación, la sombra de tu maestra o las miradas de tus compañeros (como miras de arma potente) Pum, hacía que te invadiera un pánico escénico que sin duda hizo que te equivocaras.

Pero también los tigres, los que saben muy bien sobre situaciones difíciles, de pronto, se les cruza algún cable y se equivocan. Algunos explotan del enojo, otros se frustran y nunca más lo vuelven a intentar, pero hay quienes hasta se divierten de las tonterías que hacen. Una de las equivocaciones de las que fui testigo y de la cual aprendí muchísimo es cuando hace años fui a un concierto de Radio Head en el Foro Sol. No sé qué canción era, pero Tom York y el bajista Colin Greenwood no se pudieron acoplar y repitieron un par de veces el inicio de la canción frente a miles y miles de personas. Tom York ante tal situación sonrió y volvió a empezar. ¿No es acaso lo que todos debemos de hacer? Sonreír y empezar desde el inicio…pero algo desafortunadamente nos llena de amargura y decepción que nos paraliza y nos frustra.

Hay equivocaciones terribles, de las cuales nos recuperamos con mayor dificultad, pero todo tipo de equivocación significa una lección de vida. Pero la peor “equivocación” es no reconocer que la hemos regado y hacer como que no pasó nada. Mis equivocaciones son tan emblemáticas desde niño que hasta la fecha mis amigos me las recuerdan, como cuando fallé un tiro en un partido de futbol con el cual pudimos haber empatado el partido contra la escuela que siempre nos goleaba. Otras, propias de adolescente idiota y después las de adulto, es decir, las equivocaciones siempre han sido parte de mi vida y aunque sigo enojándome, también han sido una gran oportunidad para ir mejorando y tener más experiencia.

equivocaciones_opt

Equivocaciones míticas hay por montones. La más reciente y escandalosa fue en la ceremonia de la entrega del Oscar hace unas semanas. Aquí les dejo otros casos de equivocaciones históricas.

Mi más reciente equivocación fue en el programa de Chumel Torres. Fue una situación súper divertida, porque escogieron a algunos de los asistentes para hacer unas entrevistas con un tema sorpresa. Cuando me tocó pasar al foro me sentía seguro, pero el gran problema fue que me pidieron quitarme los lentes. Fue una sensación terrible, no podía enfocar y me sentí súper nervioso. Ante las preguntas me equivoqué un par de veces y bueno, finalmente esas partes no salieron en el programa; sin embargo, investigué y ya salí de dudas. A ver, quién de ustedes sabe la respuesta correcta ante esta pregunta: ¿Es posible infectarse de VIH si una gota de semen cae en ojo?

By

Escríbeme: yosoy@ricardocartas.com

0 Comments

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *