Domingo sangriento: La chica hermosa

Hipster-Girls-AM

Quizá tiene un par de años que no escribía la crónica del domingo sangriento, pero lo que me pasó hoy en la mañana, me orilla a retomarlos. Hoy Mayra y yo despertamos con un poco de resaca. Ayer hubo una reunión familiar muy emotiva y bueno, ustedes han de saber en qué acaban ese tipo de reuniones. Así que decidimos ir a desayunar a un lugar que tiene juegos para nuestra hija. Los tres podíamos estar tranquilos, Mayra y yo con nuestras computadoras mientras Indira juega. Estuvimos cerca de dos horas en el lugar hasta que llegó la hora de pagar la cuenta y darle una propina a la niñera. Cuando revisé mi cartera sólo tenía mi tarjeta de débito sin ningún peso. No tuve de otra que ir en busca de un cajero, pero antes tenía que ir al baño.

Ahí fue donde la encontré. En el corredor me encontré a una chica hermosa, de unos veintiún años con un pequeño vestido que hacía relucir su cuerpo. Me puse muy nervioso y creo que ella también porque cuando estuvimos frente a frente, tras una serie de equivocaciones en nuestro paso, tuve que tomarla de la mano darle el paso. Ella sonrió y me dio las gracias. Ella siguió su camino hacia el los pasillos del segundo piso y yo fui a buscar dinero. La cola era enorme y el calor tremendo. Tarde cerca de cuarenta minutos y cuando regresé al restaurante, lo primero que vi fue una ambulancia. Unos paramédicos llevaban en una camilla a una joven delgada, bendecida por los años de juventud. La gente en el lugar estaba enloquecida y Mayra no era la excepción. Me dijo que ella estaba comiendo cuando vio caer el cuerpo. “Era una chica hermosa” con un vestido corto y con las piernas más bellas que había visto. Era ella, la que le había tomado la mano y me había sonreído. Todos lloraban y yo pensaba en lo hermosa que se vería en el ataúd.

Leave a comment