Reflexiones espeluznantes sobre la nafta, la locura y la música: Hunter S. Thompson