El rollo de las minifaldas

Han pasados drogas, bandas de rock, luchas buenas y malas y las minifaldas siguen causando “sensación” en todos los escenarios donde se presenta. La minifalda se dio a conocer en la revolucionaria década de los sesenta, en donde muchas minorías comenzaron a protagonizar los cambios que fundaron una nueva época. Las mujeres fueron las grandes protagonistas, su liberación sexual al ritmo de los Stone, mezclados con la píldora anticonceptiva y una sexy minifalda, ayudaron a crear un momento histórico emocionante y romántico inédito en las sociedades occidentales. Si hoy ¡en pleno siglo XXI! todos los chicos (y grandes) se sorprenden de ver a una chica (o grande) en minifalda, imagínense la sorpresa que causó la “imagen primera” en aquellos años. La creación de Mary Quant, André Courrège, John Bates y Jean Varon (cada quién por su lado), tuvo su inspiración (el nombre por lo menos) en el maravilloso y sacro santo Mini Cooper. La minifalda se ha convertido en uno de los símbolos cotidianos más importantes del siglo XX (y ¡sigue vivo). Debemos de agradecer su aparición y esperar que no se prohiba. En México, Italia, Brasil y muchos lugares ya tienen sus intentonas. ¡Pobres¡ ¡Qué aburridos! Yo esperaría que se hiciera una cordial invitación para su uso diario.

20140726-184544.jpg

20140726-184741.jpg

Leave a comment