Yo no soy un Niñovisión: Carlos Monfil

RC: ¿Carlitos, te gustan los comics?
CM: Sí me gustan
RC: ¿Cómo fue tu acercamiento?, ¿Capulinitas?
CM: De pequeñín me tocó leer Capulinitas, Memín Pinguin, después me pasé a los Simpson y a los héroes que obviamente no podían faltar. Yo los admiro mucho por eso el nombre de mi canción es Súperhéroe, a veces me gustaría tener la oportunidad y el tiempo de leer más sobre ellos, porque como comentan ya han salido historias alternas de ellos.
RC Carlitos, cuéntanos ¿cómo te formaste?, ¿cuándo dijiste la guitarra es lo mío?, cantarle a los chavitos es lo mío.
CM Yo me acerqué a la música desde muy pequeño, porque en mi familia muchos tocan instrumentos, pero la verdad es que nunca dije –ay yo quiero aprender a tocar un instrumento-, hasta que me vi en la penosa necesidad de elegir una carrera, yo quería estudiar medicina pero mi promedio no me lo permitía, era medicina o lucha libre, y pues en la lucha me podía ir muy mal, y casualmente un amigo en el último semestre del bachiller, llevó una guitarra y yo le dije que me enseñara, resulta que me di cuenta que no era muy mi amigo porque me dijo: “no vas a poder”. ¡Para mis pulgas, en cuanto pude, en unos quince días a ya estaba tocando mi primera rola, un primo me había regalado una guitarra y dije de aquí soy, esto es lo que me gusta y lo que voy a estudiar.
RC: ¿Cuál fue la primera rola que te aprendiste?
CM: Es una rola que se llama “Hoy ten miedo de mí” de Fernando Delgadillo, aunque estaba más apegado al metal, casualmente cuando agarré la guitarra empecé a escuchar trova, y fue muy difícil porque fui autodidacta, entonces escuchar las canciones y sacar notita por notita, era estar cinco horas pegado a la grabadora repitiendo la canción. Cuando entré a la carrera dije ¡qué pérdida de tiempo!, existen las partituras, el desarrollo del oído. Mi primer acercamiento a las canciones fue hace 5 años, precisamente por medio de la trova fue que empecé a componer canciones, de dolidos y en contra de ellas, tuve la oportunidad de trabajar con grupos que se dedican al teatro infantil, produciéndoles discos, elaborándoles algunos arreglos, musicalizándoles algunas obras y me encantó. Fue cuando decidí componer para los niños, sobretodo porque hay muchos que repiten canciones y no saben lo que realmente quieren decir. La música no es mala, pero a veces se nos pasa de la mano y es obligación del adulto decir –no esto no es para ti. Humildemente mi propósito es crear óptimos mensajes y con un lenguaje adecuado.
RC: ¿Y cómo te va con el público? ¿Es difícil?
CM: Es muy padre pero si tiene su complejidad, es el público más sincero que puede existir. Afortunadamente mi trabajo ha sido aceptado, a pesar de que mis conciertos no son muy didácticos. Parte de lo que me gusta es la escucha, yo soy guitarrista y lograr que mi público saliera con otras ideas es magnifico, me quedé con eso y por eso mi meta es que los niños aprendan a escuchar la música, los textos, que tengan disciplina en el “me siento y escucho”, sí interactúo con ellos, pero no como muchos quisieran.
RC: Es doblemente difícil ¿no? A ver cuéntame una anécdota que te haya pasado con los chavitos
CM: Algo que me sucede mucho es que me atribuyen una canción que no lo es, cuatro de cinco niños llegan y me dicen –canta la canción del vampiro negro- y yo les digo no, no es mía y es una onda muy rara porque la voz no se parece a la de Luis quien es el autor de la canción. También me han tocado niños que llegan y me dicen que mi trabajo les ha gustado mucho, y eso es muy grato, porque logro mi objetivo, que aprendan a escuchar.
El público más difícil ha sido uno que me toco en México, porque los niños eran hijos de mujeres que se dedican a la prostitución, entonces había niños de 8 años que estaban cursando el 1er año de kínder, otros que no sabían leer, y también había niños con síndrome Down, estaba difícil porque no estaba acostumbrados a ir al tipo de eventos que yo doy, y no era por falta de gusto sino por falta de oportunidad.
RC: ¿Ulises fuiste niñovisión?
UV: No, porque en mi tiempo usaba juguetes que involucraban más las manos.

20140516-091610.jpg

Leave a comment