Libro de la semana: Dolorosa de Gerardo Porcayo

Porcayo es un de esos amigos extraños. Se confunde con los colores, es monógamo, rocanrrolero y abre sus libros con fragmentos de Silvio Rodríguez. Muy extraño. Quiero platicarles un poco sobre las primeras noticias que tuve de él. Quizá fue el primer día que entré al colegio de letras. Unos tipos señalaron a un ser extraño que cruzaba el patio del edificio Sor Juana todo vestido de negro y con una gabardina al estilo mátrix.
—Ese es Porcayo -dijeron como si se tratara de un rock Star.

Después en 1999 cuando asistí a un congreso de literatura fantástica en la Habana. Lo primero que me preguntaron los asistentes al saber que era de Puebla era si conocía a Porcayo a lo cual respondí que desde luego, que habíamos sido compañeros desde el kínder garden. Mentira. Ya que sólo lo había visto pasar unas cuantas veces, siempre vestido de negro.

No es gratuita la presencia de este par de anécdotas. A lo que quiero llegar es que Gerardo es uno de los entrañables escritores de este país, una de las referencias obligadas cuando uno quiere entrarle a la literatura que se hace en los bordes, al margen de los géneros no canónicos y siempre ninguneados por la crítica y los estudiosos de la literatura. Iniciador del Cyber Punk y militante de la Ciencia Ficción Mexicana.

Ya después el destino me hizo justicia y pude compartir muchas horas fumando y platicando con Gerardo, siempre de los mismos temas,sobre la oscuridad del futuro. Somos de distintas generaciones y de diametrales posturas estéticas, pero lo que compartimos es, sin duda alguna, es la visión apocalíptica.

Dolorosa, es una metáfora de los días con los que se cerró el siglo XX y con la cual iniciamos el XXI: dolor en las calles, dolor en el amor, dolor en el placer. Su generación y la mía padecemos en muchos de nuestros libros esa visión y al parecer no es del gusto de los que llevan la batuta en la literatura mexicana.

Después de varios años de silencio editorial Porcayo reedita está novela que nos obliga a hacer una relectura de su obra. Quizá para muchos, hoy el tema del vampiro es un lugar común popularizado por las sagas de novelas de autores conocidísimos entre los adolescentes, pero la Dolorosa de Porcayo poco tiene que ver con esa saga. Su novela no es precisamente una lectura de entretenimiento. En un ejercicio incómodo, un reto, porque no complace al lector. Al parecer, Porcayo pide que su lector esté en un estado especial, es una somnolencia en donde se esté dispuesto a captar las imágenes dislocadas con las que poco a poco nos introduce Porcayo a su mundo enrarecido, su necrópolis, su DF muerto.

Creo que uno de los elementos que dan mayor atmósfera a toda la novela es el sueño, elemento Romántico rescatado por Porcayo y que pocas veces se ven planteados en la literatura mexicana de fin de siglo. Este punto es muy interesante y es en donde se empieza a asomar el armado fino de la narrativa de Porcayo, su conocimiento sobre los antecedentes del vampiro en la literatura hispanoamericana, el antecedente de la visión apocalíptica.

Su erotismo tampoco complace, tiene que ver precisamente con el dolor y la oscuridad:

“Los ojos de Karina están desorbitados. Sus manos luchan con los grilletes. Está demasiado espantada. La sangre baña sus senos, se hunde en su vulva, se encharca en el asiente. Y teme. La muerte. La inevitable muerte.

Gime. Y el caudal es mayor.
Me besa con su sexo. Llena mi boca con su sangre.
Y es dulce, exquisita….
Soledad, miedo, pasión hechos alimento.
Y amor. Como sólo ella puede darlo.
Abigail, fundiéndose en mi boca”

Me quedo con esta frase: “En este mundo no hay garantías. Y cuando las encuentras son cortas y no tienen que ver contundente vida. Sólo existen para los aparatos, para las malditas teles”.

20130525-184422.jpg

4 Comments

  • Carmen tores f
    Posted June 10, 2013 3:45 pm 0Likes

    Mucha sangre, es lo que percibo. El dolor no me gusta. Pero hay que leer para adentrarse en la trama.

  • juan
    Posted December 15, 2014 6:46 pm 0Likes

    yo lo lei este libreo se me hizo bueno con un vacio por la vida claro no es muy sangriento pero si muy sarcastico

Leave a comment