Domingo en una peluquería de Cholula

Compartir en:

Viajo media hora para ir a cortarme el cabello. Poco gente entiende por qué siempre atravieso toda la ciudad, cuando en cada esquina hay “estéticas” que bien puede hacer el trabajo. Bueno, quizá esa es la principal razón. No me gusta ir a “estéticas”, me gustan las peluquerías en dónde no hay secadoras de cabello, donde no hay chicas lindas con chancletas esperando a que les agarre el tinte, me gusta hablar con groserías con el peluquero, hablar de los que los hombres hablan sin que nadie nos mire feo.
Llevo años asistiendo a esa peluquería. Mi amigo Churromán, cholulteca de tradición me llevó un par de veces y ya no he podido dejar de ir. Hoy fue un día especial. Domingo y además día previo para entrar a clases. La cola era enorme, pero me aguanté. Sabía que iba a valer la pena. Tardé más o menos hora y media en pasar. Pero en la peluquería de Los hermanos todo va sucediendo como una fiesta. Nadie se enoja, todo el mundo sonríe y “cotorrea” fuerte sin que nadie se saque de onda.
Uno de los hermanos me platicó que ayer atendieron cerca de ciento cincuenta personas en ocho horas y que tuvieron que regresar a noventa. “En este temporada se nos junta mucho la gente. Qué bueno que se fueron los noventa, si no, imagínate, hubiera salido a las 3 de la mañana”. Sólo como nota, en este fin de semana, los hermanos se metieron cerca de siente mil quinientos pesos. Nada mal.
Siempre me la paso bien, pero hoy estaba muerto de la risa con las anécdotas:
1. Un niño quería ir al baño. La peluquería no tiene baño ¿público?, así que uno de los peluqueros le dijo al niño que orinara en la calle. El niño con mucha pena le dijo que no, entonces el peluquero le dijo que pensara en sexo, que él había leído un artículo donde recomendaban pensar en “sexo” para aguantar las ganas de ir al baño. El peluquero después entendió que estaba muy niño. Entonces contó otra anécdota, sí, de un jovencito que estaba en un prostíbulo y que una de las chicas le preguntó: ¿te sabes venir? Y el muchacho respondió: no, me trae mi papá. Pagué los veinticinco pesos y les dije que luego regresaba. Este lugar me encanta.

20130407-213551.jpg

By

Escríbeme: yosoy@ricardocartas.com

5 Comments
  1. Lupita April 8, 2013 at 3:06 am

    Me gustó porque es una escritura muy sencilla y bonita.

  2. victorino gonzalez April 8, 2013 at 1:29 pm

    si, asi de simple y cotidiano es como se narran las cosas hacen la diferencia. Saludos Ricardo. oye no has escrito del famoso puerto de Veracruz??? si e que esta por el carolo. jajaja.

  3. El Maestro Efectivo April 8, 2013 at 8:47 pm

    ¿donde está la peluquería a la que vas?.. soy de Cholula y siempre batallo para encontrar alguna recomendable.. y que mejor que tu relato para interesarme en ella

Leave a Reply to victorino gonzalez Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *