Los 21 (con Travolta)

21

Me encantó la idea de Óscar Alarcón de hacer un libro de entrevistas. A lo largo de mi lectura me fue imposible no recordar los años de la revista Una Theta, publicada gracias al mecenazgo del Ing. Óscar López, director de la Opinión Universitaria que sin tener nada de experiencia nos abrió las puertas de su empresa y toleró nuestros innumerables errores editoriales. Aquellos años fueron de intensidad, furia y carcajadas inigualables.

A todos los que participamos en aquella publicación, que por cierto, el próximo año cumpliría diez nos dejó un aprendizaje, en palabra de los educadores, profundamente significativo, algo que en las aulas no se aprende, que es luchar contra tiempo del cierre de edición, disciplinarte, afinar el mierdómetro editorial y entender que la resistencia por sobrevivir ya es un éxito. Todas esas virtudes las fue adquiriendo Óscar Alarcón. 21 es el resultado de su esfuerzo y su bien afinado oficio de periodista cultural.

21 es un libro que se fue cocinando con el tiempo, a fuego lento y con un oficio que se fue fortaleciendo. Es admirable el nivel de lecturas que tiene el autor y sobre todo el tacto que tuvo con cada uno de los escritores para irlos guiando a través de cada una de las entrevistas.

Los nombres que aparecen en el libro no es cuestión de azar, son autores que en su mayoría son los que apasionan a Óscar Alarcón, los que lo formaron como escritor y como profesional de las letras y que como extensión buscó su encuentro. Óscar lo confiesa en algunas introducciones, no  puede ocultar su emoción al verse de frente con Fernando del Paso o Carlos Fuentes que aunque son de las más breves no restan la importancia que significa para el autor.

¿Si ustedes me preguntan qué es lo más atractivo del libro? Sin duda, es el punto de vista con el que se llevaron a cabo algunas entrevistas. Están montadas desde un punto de vista under, muy “nitro”. No llevan la intención de quedar bien con los lectores. Travolta hace que los entrevistados se alejen de las frases hechas. De los lugares comunes, varios de ellos se desinhiben, son críticos ante las políticas culturales del país y ante el quehacer literario del país. Asunto que pocas veces se aborda y que se antoja exprimirlo hasta dejarlo seco. Creo que una de las entrevistas más sobresalientes es la de Andrés Acosta, un autor de pocas palabras pero que en la entrevista deja en claro cuál es su posición ante la burocracia cultural: “Pongamos como ejemplo cualquier país en el que se trabaja así —sin que digamos cuál es—, nos daremos cuenta de que pertenece al tercer mundo porque cree en jerarquías, en injusticias y en donde los menos importantes son los creadores, los artistas y los autores. En donde lo más importante son los señores de corbata que dicen “pues este día vamos a comer acá. Nos vamos en avión, regresamos, pagamos los boletos VIP, y luego les arrojamos unas migajas a estos mendigos para que se entretengan y se peleen como perros rabiosos por alguna beca”.

Ese asomo de crítica, de crear la atmósfera para que el entrevistado declare con toda confianza es mérito del oficio de Óscar Alarcón, su gran virtud como periodista cultural.

Posturas diversas, temáticas diversas, pero siempre aportando puntos de vista riquísimos para los que estén interesados en el estudio de la literatura mexicana contemporánea y de parte de la vida cultural del país.

La conformación del menú es un temerario acierto. Arriesgadísimo. Pero indica el arrojo con el que siempre ha emprendido sus proyectos Óscar Alarcón. Incluye autores consagrados y autores poco conocidos que no son precisamente jóvenes y tampoco principiantes pero que tienen un lugar y un punto de vista que pocos reconoces y que muchos, los señores de corbata, siempre ningunean. Quizá algunos criticarán ese menú pero para mi es precisamente lo que hace de 21 un libro extraordinario que hoy ya es un referente.

Aquí les dejo un Podcast en donde charlé con Óscar acerca de su libro.

 

Leave a comment