Siempre Tarde

Tarde y en el peor momento. Tarde a la repartición de cerebros, familia. ¿Amor? Cuando más enamorado estaba, escuché un mal consejo y lo tiré por la borda.  Me llegaron los boletos para asistir al fin del mundo (todo era show en la época) salté de felicidad, no cualquiera iba a tener ese privilegio, sólo los que habían pagado a tiempo (curiosamente) sus impuestos y la luz. La cita sería en la montaña, según los físicos y videntes, ahí iniciaría el final. Tomé mis precauciones. Iría dos días antes. A pesar de esta previsión ya había miles de personas. La policía detenía a los revendedores y el acceso estaba suspendido. Algo había pasado y no se aseguraba la calidad del espectáculo. Horas después las puertas se abrieron.  Pasé veinticuatro horas trepado a un árbol hasta que por fin se comenzó a ver algo detrás de la montaña. La gente estaba exitada mientras se asomaba una especie de hongo nuclear idéntico al de Iroshima. Yo estaba indignadísimo. ¡Veinti cuatro horas trepado como chango para ver esa porquería! Cinco minutos después comenzaron los créditos: Adán, Eva, Serpiente, Caín… ¡Ese final es de Groucho! –les gritaba mientras sentía una extraña y apocalíptica comezón.

1 Comment

  • May
    Posted December 5, 2011 4:26 am 0Likes

    PrecauSiones va con C!!!

Leave a comment